Header Banner

50 Serie Nacional. Resumen Semana 5

Acaba de cumplirse este domingo el primer tercio de la 50 Serie Nacional de Béisbol, con un Cienfuegos engrandecido a más no poder a tal punto que las principales arterias de la bella ciudad cubana, conocida como la Perla del Sur, respiran al ritmo de sus peloteros que la tienen convertida en una verdadera noticia nacional.

Y es que el béisbol copa los principales titulares de la prensa, tanto escrita como radial o televisiva, y en ella Cienfuegos es el protagonista de los cintillos de este primer segmento de la temporada cubana.

En 30 salidas a la grama archiva 23 victorias y solo siete derrotas para astronómico average de 766, con lo cual disfruta del primer lugar de la zona occidental con diferencia de dos sobre los elencos de Pinar del Río y La Habana. En la pasada contienda con la misma cantidad de partidos jugados los cienfuegueros al término de este periodo anclaban en la cuarta posición con 15 victorias e igual cantidad de fracasos a cuatro del entonces líder Sancti Spíritus.

Pero ¿en qué cambió de una temporada a otra? Para la misma fecha en la campaña 49 de los clásicos cubanos, los de la Perla bateaban para 300 de average y ocupaban la sexta posición entre los 16 colectivos participantes. Ahora compila 310, y marchan terceros. En la defensa el indicador es el mismo del pasado año (972), incluso el número de errores es idéntico (33), solo cambia el total de lances (1185 en la pasada por 1174 en la actual). Mientras, el cuerpo de lanzadores promediaba a esta altura en el pasado calendario 4.60 carreras limpias por juego, en el puesto ocho; hoy 3.24, segundo entre todos los conjuntos de la lid.

Si fildeaban igual que ahora, y a la ofensiva incrementaron 10 unidades, aunque con una mejor producción de extrabases (hoy es el segundo que más batazos de ese tipo tiene en la justa, con 102, repartidos en 56 dobles, 14 triples y 32 jonrones), no hay dudas que su pitcheo está haciendo imparables a los sureños.

A sus lanzadores le batean 231, no hay nada parecido en el campeonato, solo La Habana se le acerca con 247; han ponchado a 152 adversarios, superados únicamente por los de Industriales (169). Y son los abridores los que más peso tienen en el éxito, pues le conectan solo para 217 (también lo mejor de los 16 planteles), con 17 de los triunfos del elenco.

Pero los bateadores también han tenido un salto cualitativo, pues el pasado año con 30 choques celebrados, aunque habían pegado 31 jonrones, uno menos que ahora, acumulaban 19 extrabases menos. Hoy ningún otro equipo tiene más dobles ni más triples que ellos. Sumémosle que el slugging anda por 487, el tercero del evento y en la campaña anterior era de 450 (sexto escaño) y las bases robadas son 21, dos más que en la 49 Serie por esta misma altura del calendario. No hay dudas, es un equipo que ataca fuerte con el madero y con la velocidad de sus hombres.

PRIMER TERCIO DE LA 49 VS. LA 50

Si vamos a la tabla de posiciones del primer tercio de la porfía precedente, encontramos que en la zona occidental tres de los cuatro elencos que estaban en el cuartero vanguardista son los mismos, solo que Cienfuegos vino del cuarto al primero, Pinar del Río del tercero al segundo y Sancti Spíritus del primero pasó al cuarto. Industriales, campeón defensor, que entonces ocupaba la segunda plaza ahora anda por la quinta.

En la oriental, el trío Guantánamo, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba, al igual que en la pasada disputa, logró incluirse entre los cuatro delanteros, aunque ahora no son los guantanameros los punteros, sino los avileños, en tanto los santiagueros conservaron el mismo cuarto de entonces.

La diferencia es que en la tabla del Oeste, Cienfuegos marca una diferencia de ocho completos sobre el cuarto puesto y 8,5 del quinto, mientras en la del Este, entre el uno y el cinco hay solo cinco juegos y medios.

Algo que si ha dado un vuelco es la ofensiva, aun cuando en la presente temporada se batea para 289, ligeramente superior al 286 de la anterior en similar etapa. Sin embargo, lo que la hace diferente es que se han pegado 59 jonrones más (495 por 436), 19 tubeyes más (798 por 779) y 14 triples menos (82 por 96), en general 64 extrabases más (1 375 por 1 311). Eso ha hecho que en la 50 Serie con 30 juegos celebrados por equipos se hayan anotado 326 carreras más que en la 49 (2 697 por 2 371). Casi nada.

Y si los bates andan sueltos, los que tienen que amarrarlos no pueden estar bien. El pitcheo de la presente temporada permite 5.10 carreras limpias por juegos de nueve entradas. Y un dato revelador: tras el primer tercio, hoy los pitchers han otorgado 240 boletos más que en la misma fecha que la 49 (1 838 por 1 598) y han ponchado a 259 bateadores menos (2 430 por 2 171). Sin comentarios.

A la defensa el comportamiento es similar, aunque también inferior a la 49 en esta misma fase. El average ahora es de 971 (544 errores en 18 993 lances) por 975 (455 en 18 182).

COMO CAMBIAN LOS TIEMPOS

Una comparación entre las tablas de posiciones de la 49 Serie con la 50 al concluir el primer tercio arroja que en la zona occidental, Cienfuegos es el equipo que más mejoró, pues en este primer segmento de la temporada ha ganado ocho juegos más y perdido ocho menos. Le sigue La Habana, con un incremento de victorias que llega a siete e igual ha fracasado ocho veces menos. Positivo también es el saldo de Pinar del Río con cuatro triunfos más y redujo el número de reveses en tres, y aunque ocupante del sótano en estos momentos, Metropolitanos subió una victoria y rebajo una derrota. En la oriental Granma es el más destacado cualitativamente con tres éxitos más e igual cantidad menos de descalabros; Camagüey tiene tres triunfos por encima y dos perdidos por debajo, en tanto Ciego de Ávila cierra el trío de los que experimentaron mejoría con dos sonrisas más y dos muecas menos.

¿Pero que significa el actual comportamiento de Cienfuegos en la campaña 2010-2011? Bueno, pues nada menos que ese colectivo tiene ya el 45 por ciento de las victorias que obtuvo en 90 juegos en la pasada contienda, cuando alcanzó la segunda posición de la zona occidental con 51 victorias y 39 derrotas, anclando en aquella postemporada.

Otro que lleva un paso arrollador es Pinar del Río, que va ya por el 46 por ciento de los triunfos conseguidos en los 90 encuentros del campeonato anterior. En aquel entonces quedó fuera de la etapa de playoff, pues fue insuficiente el balance de 46 ganados y 43 perdidos.

Todavía quedan dos tercios más, restan 60 encuentros, pero en el béisbol suele cumplirse con mucha certeza aquel refrán que reza “el que da primero, da dos veces”.

Fuente: Diario Granma

Related posts

Deja un comentario