Alegre por compartir con Contreras

FILADELFIA — Aroldis Chapman, el hombre que más rápido ha lanzado una pelota en las mayores, se sintió como un adolescente el día de la primera práctica de postemporada de su equipo.

No fue que el lanzador derecho de 22 años de edad de los Rojos de Cincinnati se sentía nervioso de jugar en la postemporada en su primer año en las Grandes Ligas. Fue que el pitcher cubano, quien estableció una nueva marca para un pitcher al lanzar una pelota a 105 mph el pasado 24 de septiembre, por fin recibió la oportunidad de extenderle la mano a su ídolo de juventud, José Contreras.

Get the Flash Player to see this content.

“No tuve mucho tiempo para hablar porque estábamos en las prácticas”, dijo Chapman a ESPNDeportes.com el martes en Filadelfia luego de conocer en persona por primera vez a Contreras, el relevista de los Filis y una ex estrella del béisbol cubano.

“Pienso salir a cenar con él para tener más tiempo para hablar y conversar”, manifestó Chapman, quien seguía la carrera de Contreras cuando era un niño en Cuba.

Contreras fue el as de la rotación cubana durante la mayoría de los siete años que lanzó en la Perla del Caribe (117-50, 2.82 entre 1996 y 2002). Chapman tenía ocho años cuando Contreras comenzó su carrera en los altos niveles del béisbol cubano.

“Cuando empecé a ver béisbol, cuando era más pequeño, Contreras siempre era el lanzador que me gustaba ver. Me gustaba cómo lanzaba y era el mejor pitcher que tenía Cuba en esos momentos”.

“Yo lo seguía en la televisión en Cuba. Me impresionaban mucho los lanzamientos que tenía y la forma de él”, explicó el joven tirador cubano. “También lo veía cuando el equipo nacional viajaba y jugaban en los Juegos Olímpicos, en los Centroamericanos, en todos esos jugos. Me sentía contento en verlo, de seguir una figura como él.”

Contreras se marchó de Cuba en el 2002 y realizó su debut de Grandes Ligas con los Yankees en 2003. Contreras está marcó este año su octava temporada en la Gran Carpa jugando para los Filis, su cuarto equipo en las mayores (Yankees, Medias Blancas, Rockies y Filis).

Chapman admiraba tanto a Contreras cuando vivía en Cuba que la distancia no le quitó su entusiasmo de seguirlo. Un amigo de Chapman que viajó a Canadá logró conseguirle una camisa y una bola firmada por Contreras. El relevista de los Filis se acuerda del suceso.

“Yo recuerdo una vez en Toronto que vino un tipo con la camisa de Chapman. El número 52 de Cuba. Me dice el tipo: ‘Mira firma allí que Chapman es tremendo jugador’. Yo ya había oído hablar de él, Chapman tenía en ese entonces 17 años,” manifestó Contreras, quien cree que dicho encuentro ocurrió en el 2005, el mismo año que ayudó a los Medias Blancas a ganar la Serie Mundial.

Chapman tuvo que dejar la camisa y la bola en Cuba cuando se marchó de la isla en julio del 2009.

Los Rojos firmaron a Chapman en enero de este año a un contrato millonario de seis años. Chapman debutó en las Grandes Ligas el 31 de agosto y terminó la temporada con marca de 2-2, 2.04, en 15 salidas como relevista.

El joven lanzador se lució tirando la pelota a 100 mph en 75 ocasiones en sus 13.1 entradas de trabajo, de acuerdo a un comunicado de prensa de los Rojos.

“Ha sido una temporada bastante buena. He adquirido un poco más de experiencia de cuando llegué (de Cuba). Principalmente estuve bastante tiempo en las menores y me fue bastante bien. Fue muy bueno para mi, ya que aprendí muchas cosas que me hacían falta. Aunque todavía me falta aprender muchas cosas para mejorar, pienso que poco a poco voy a seguir mejorando,” manifestó Chapman, quien tuvo marca de 9-6 y efectividad 3.57, en 95.2 entradas de trabajo con la sucursal de Triple A de los Rojos en Louisville.

Chapman era abridor en Cuba y 13 de sus 39 salidas en las menores fueron como abridor en Triple A. Sin embargo, los Rojos lo han usado exclusivamente como relevista en las mayores hasta el momento.

Trabajar desde el bullpen no le molesta a Chapman.

“Ese trabajo que he venido haciendo en los últimos innings del juego pienso que es algo importante porque es una entrada importante para el juego”, explicó previo al primer partido de la serie divisional ante los Filis de Filadelfia. “Me siento contento y pienso que me ha ido bien”.

Se rumora en Cincinnati que Chapman pudiese ser su taponero algún día, pero éste no tiene preferencia entre el bullpen o la rotación.

“Según lo que ellos decidan, eso es lo que haré,” explicó. “Mientras ellos me pongan a hacer lo que ellos creen es mejor, eso es lo que voy a hacer”.

Contreras, por su parte, cree que Chapman puede lucirse en cualquier trabajo que le asignen sus jefes.

“Ese muchacho es flaco pero fuerte. Si se mantiene trabajando mucho va a mejorar aún más”, dijo el veterano lanzador.

Mientras tanto, Chapman se prepara para hacer su debut de postemporada contra los Filis.

“Me siento contento. (Es)el primer año mío aquí en las Grandes Ligas y participar en un playoff.. Estoy muy contento y orgulloso de eso porque hace muchos años (15) que Cincinnati no estaba en un playoff”, reflexionó Chapman.

El hoy taponero de 22 años de edad no siente presión en lanzar en la postemporada, aún con la poca experiencia que tuvo este año en los equipos de liga menor.

“No se por qué vaya a sentir presión. Se que es un playoff y nunca he estado en un playoff aquí en los Estados Unidos. Pienso que en ese momento me voy a sentir muy contento y orgulloso de estarme presentando en ese momento del juego. Eso significa que el equipo tiene confianza en mi. Lo que tengo que hacer es demostrarle a todo el mundo qué es lo que tengo que hacer y hacerlo bien”, concluyó Chapman.

Related posts

Deja un comentario