Alexei Bell entabla carrera contra el tiempo

Alexi Bell durante el juego de estrellas cubanas el 15 de enero en el terreno de la Fiu Luis Lopez (Photo: elnuevoherald.com)
Photo Credit To elnuevoherald.com
La tarea del indio. Esta frase tan cubana explica de alguna manera el trabajo que debe hacer Alexei Bell durante la primavera para convencer a los Rangers de que merece vestir un uniforme de Grandes Ligas.

Uno de los más prolíficos sluggers de todos los tiempos, Bell formó parte de la franquicia de Texas en las Menores y ahora tendrá que luchar contra viento, marea y aquellos obsesionados con sus 33 años de edad, porque ciertamente ya no es un prospecto.

Pero el santiaguero se ha blindado con un optimismo a prueba de balas y confía en demostrar, una vez más, sus habilidades con el bate y en los jardines. No cabe duda de que Bell no es un chico, aunque la ilusión tampoco envejece.

¿Qué estás haciendo por estos días?

“Entrenando, preparándome para una primavera que sé que será decisiva en mi carrera y en mis sueños de llegar a las Grandes Ligas. Salgo a practicar con mucha ilusión. El reto es enorme, pero de igual tamaño son los deseos de salir adelante”.

¿Cómo fue tu experiencia en las Menores?

“Estuve un mes con Texas. Ellos querían verme por mi edad, pero creo que les gustó el trabajo que hice, mi manera de comportarme dentro y fuera del terreno. Y ahora voy a fajarme por un puesto en la primavera”.

¿Te molesta el tema de la edad?

“Mira, yo soy el primero de tener conciencia de la edad con la que vine, pero me siento bien, fuerte. Cada vez que corro se aprecia que no he sentido el paso del tiempo, tampoco en la rapidez de mi swing. Mi mente es la de un joven y mi mente manda en mi cuerpo”.

En tu caso la edad parece un estigma

“No me incomoda. Si en Cuba cuando era joven la gente hablaba, imagínate ahora. Desde que comencé en las categorías escolares me di cuenta de que la crítica iba a ir caminando a mi lado. Aquí lo importante es jugar de manera honesta y sentirse bien con la familia y con uno mismo”.

Pero no es fácil ganar en ese puesto entre tantos jóvenes que buscan lo mismo.

“Estoy tranquilo. Texas me ha dado una oportunidad y no es por gusto. Ellos sienten, y ya lo vieron en el poco tiempo de muestra del 2016, que puedo jugar a este nivel. El hombre tiene que adaptarse a cualquier circunstancia y yo lo he hecho. Voy a luchar por mi futuro en las próximas semanas”.

Esa adaptación, ¿te ha cambiado algo?

“Sí, claro. Los fundamentos de la pelota con los mismos en Cuba y aquí, pero la calidad de Grandes Ligas es superior, sobre todo en el pitcheo. Todo cubano debe hacer ajustes. Aquí hay lanzamientos que en Cuba jamás los vi”.

¿Cómo va tu vida en Miami?

“Es algo parecido a Cuba”.

¿A Santiago?

“En el sentido humano. Uno va por la calle y si te conocen hablan contigo. Di el paso de venir de una manera legal para evitar problemas de todo tipo y estar aquí junto a la familia. Si me gano el puesto, la felicidad será completa”.

Post source : Jorge Ebro / jebro@elnuevoherald.com

Related posts

Deja un comentario