Header Banner

Alexei espera no se haya dicho la última palabra

Alexei Ramirez #24 of the Tampa Bay Rays dives and is unable to field a grounder against the Chicago White Sox during the third inning at U.S. Cellular Field on September 29, 2016 in Chicago, Illinois. (Jon Durr / Getty Images)
Photo Credit To Jon Durr / Getty Images
Cuando los peloteros jóvenes entraron al clubhouse del parque de la Universidad Internacional de la Florida, casi hicieron una reverencia. Allí estaba en primer plano Alexei Ramírez, casi convertido en un patriarca de los jugadores cubanos.

El infielder de Pinar del Río era el jugador de más veteranía entre los asistentes al Choque de las Estrellas Cubanas que tuvo lugar el pasado domingo, y aunque no le incomoda que le llamen maestro, a sus 35 años confía en no haber capturado la última bola en Grandes Ligas.

Ramírez es un agente libre en el extenso sentido de la palabra y espera que algún club toque a su puerta antes de que abran los campamentos primaverales, pero su espera no lleva visos de desesperación sino de calma optimista.

El 2016 fue algo difícil para ti.

“Ese es el béisbol. A veces uno hace las cosas de la mejor manera posible, pero las cosas no salen como uno quiere. En mi caso nunca ha sido por no tratar, por dejar de luchar ni de mejorar”.

¿Cómo está el ánimo ahora mismo?

“Bien arriba. Terminé muy bien físicamente la temporada pasada con Tampa Bay y me he preparado como siempre, como si tuviera equipo en la mano. Estoy listo para lo que venga. No tengo miedo ni estoy preocupado”.

¿Entonces no hay frustración por el menguante tiempo de juego?

“No, estoy muy tranquilo. Todo el mundo sabe lo que puedo hacer. Han sido muy buenos nueve años en Grandes Ligas, en los cuales he demostrado mi durabilidad, mi pasión y entrega. Esto no ha terminado”.

¿Puede haber segunda parte con los Rays?

“Ellos terminaron muy contentos conmigo. Creo que ellos vieron mi esfuerzo, mi ética de trabajo en el terreno y lo que puedo traer a un clubhouse de Grandes Ligas. Si son los Rays, bien; si es con otro equipo, igualmente seré el mismo de siempre”.

¿Estás dispuesto a cualquier sacrificio para prolongar tu carrera?

“Siempre he demostrado mi disponibilidad para hacer lo que se pida de mí, para jugar la posición que los equipos me pidan, para batear en cualquier turno. Jamás me he negado a dar un consejo a un joven, a servir de mentor, a esperar el momento”.

¿Si todo terminara ahora, como contemplarías tu carrera?

“Primero le daría gracias a Dios por concedérmela, por ayudarme a poner los números. Muchos pensaban que yo no iba a durar en Grandes Ligas, pero mi trayectoria está ahí, como una prueba imborrable”.

¿Realmente dudaron de ti?

“Siempre hubo esa gente, esos comentarios, pero todo eso me dio fuerza para luchar más. Ahora mismo siento esa fuerza para continuar camino. De mí no se ha escrito la última palabra”.

Post source : Jorge Ebro / jebro@elnuevoherald.com

Related posts

Deja un comentario