Armando Rivero: De La Habana a Geneva

Armando Rivero #5 lanzando con el Equipo Kane County Cougars de Clase A. (Foto: John Arguello / chicagonow)

No hay nada fuera de lo común en el hecho de que Theo Epstein, presidente de operaciones deportivas de los Cachorros de Chicago firmara al lanzador cubano Armando Rivero por un contrato de 3.1 millones.

Los Cachorros tienen planes de ser agresivos en el Mercado internacional y muestra de ello fue la inauguración en el mes de mayo de una nueva y moderna academia en la República Dominicana para el desarrollo de jugadores de toda América Latina.

Lo curioso del caso del cubano Rivero, fue el largo y difícil camino que tuvo que recorrer para al final llegar a la Ciudad de Geneva en Illinois donde actualmente juega con el equipo Kane County Cougars de clase A.

Rivero no lanzó durante dos años desde su última aparición con el equipo Industriales de la Capital de Cuba en 2011. Pasó un año en la República Dominicana y otros seis meses en Haití con su novia y su hermano después de salir de la isla, antes de firmar su contrato.

Ahora, en su nuevo hogar, está tratando de fortalecer sus brazos y acostumbrádose a estar en el montículo de nuevo, a la vez que se adapta a una nueva cultura.

“Aquí es donde yo siempre he querido estar y es aquí donde se juega el mejor béisbol del mundo”, dijo Rivero a través de su compañero de equipo Albert Almora. “Mi brazo lo siento bien. Estoy feliz por estar lanzando otra vez.”

Después de salir de Cuba, Rivero fue atrapado en un purgatorio hasta que pudo establecer su residencia y obtener una visa para llegar a Estados Unidos.

Fue un proceso que duró 18 meses, que llevó al joven de 26 años a bajar de peso y perder fuerza en su hombro.

“Tuve que esperar seis meses (en Haití) para mi visa y no pude hacer nada”, dijo Rivero. “No podía jugar o practicar. Cuando firmé, mi hombro estaba realmente muy débil.”

“Ahora que estoy aquí, tengo muchas ganas de mejorar.”

Almora nació Puerto Rico y se crió en Miami, por lo que ha tenido mucha interacción con jugadores cubanos. El sabe lo que Rivero pasó sin tener que escuchar los detalles de su viaje.

“No hay palabras para explicar lo que pasó”, dijo Almora. “Sólo estamos contentos de que esté aquí, él es feliz en los Estados Unidos y es un gran jugador.”

Los resultados no han sido muy buenos, pero eso es de esperar teniendo en cuenta el tiempo que ha estado fuera de la lomita. El cubanos ha lanzado en seis partidos con 8 entradas y dos tercios de actuación, permitiendo 11 carreras producto de 14 hits, cinco pasaportes ponchando a 10 contrarios.

“Es muy diferente”, dijo Rivero. “Es como del día a la noche. El béisbol es mucho más profesional en los Estados Unidos. No es lo mismo que en Cuba”.

El Gerente del equipo, Kane County Cougars, Mark Jonson, ha conocido a muchos cubanos en su carrera y les tiene un profundo aprecio, al saber por lo que han pasado para jugar el deporte que aman.

“Sé que es un camino muy difícil”, dijo Johnson. “Es una cosa muy difícil lo que han hecho. Los sacrificios son enormes para venir aquí y jugar este juego. Me alegro que esté aquí. Obviamente él es talentoso y hará cosas especiales con su brazo”.

Rivero está feliz de estar Estados Unidos, aunque dijo que extraña a sus padres, que aún se encuentran en Cuba, aunque sabe que se sienten orgullosos de El.

“He tenido mis padres a mi lado toda mi vida”, dijo Rivero. “Es difícil no tenerlos aquí.

“Todo jugador quiere llegar a las grandes ligas, pero este es mi primer año en la organización, así que voy a trabar duro día a día.”

Related posts

Deja un comentario