Avileños rozan su primera final nacional

Ciego de Ávila tomó el mando de la final divisional de Oriente del Campeonato Cubano de béisbol, tras arrollar este lunes 17-3 a Grama en el quinto partido del play off.

Con este resultado, los Tigres pasaron a liderar el enfrentamiento por tres victorias contra dos, y se colocaron a solo un éxito de clasificar a la primera gran final nacional en la historia del club, fundado en la campaña 1977-1978.

En el encuentro, disputado en el estadio Mártires de Barbados, los avileños obtuvieron un fácil triunfo amparados en el excelente trabajo monticular del astro Vladimir García, en el oportunismo ofensivo de su principal artillero Yoelvis Fiss, y en la desastrosa defensiva de los granmenses.

García, integrante del equipo Cuba al II Clásico Mundial, mantuvo en un puño a la poderosa artillería de los Alazanes, estadísticamente la mejor del país, y conquistó así su tercera victoria en la postemporada.

Con velocidades sostenidas en sus envíos superiores a las 90 millas, el derecho del municipio Morón trabajó con gran eficacia durante ocho entradas, lapso en el que propinó siete ponches, regaló cuatro boletos, soportó siete hits y le marcaron tres carreras (dos limpias).

El escudero de García en el desafío fue el jardinero central de la novena Yoelvis Fiss, autor de un sensacional despliegue ofensivo, que incluyó un sencillo y par de cuadrangulares -uno con bases llenas-, con tres carreras anotadas y la espectacular cifra de ocho impulsadas.

Con esos dos jonrones Fiss igualó con el granmense Alfredo Despaigne como líder de ese departamento en los juegos extra, con seis, y se situó a solo dos del récord absoluto para etapas de postemporada, actualmente en poder del industrialista Alexander Malleta.

Por los ganadores también brillaron con el madero el torpedero Yorbis Borroto (dos imparables y un doblete, con dos remolcadas y cuatro anotadas) y el patrullero derecho Rusney Castillo (par de incogibles y un triple, con par de empujadas y tres anotadas).

Como dato negativo durante el duelo están los cuatro pelotazos repartidos por los serpentineros granmenses, tres de ellos del relevista Erluis Blanco, quien fue expulsado del partido por el árbitro principal Fernando Zamora por actitud antideportiva.

Sumada esta cantidad de bateadores golpeados por lanzamientos, el staff de Granma acumula la alarmante cantidad de 30 pelotazos en 12 partidos disputados en estos play off.

Además del errático pitcheo los granmenses hicieron aguas en su defensiva al cometer cinco pifias, dos de ellas del torpedero Adrián Moreno, supuestamente el mejor fildeador del infield de los Alazanes.

De esta manera, Ciego de Ávila cumplió la tarea de ganar dos de tres juegos en el Mártires de Barbados, cuando ahora deberán trasladarse a sus predios en busca de un triunfo que sentencie esta final oriental y selle su pase a la discusión del título nacional.

En Occidente, entretanto, Cienfuegos venció este lunes 14-10 a Pinar del Río y se mantuvo con vida en la final divisional, aunque los vueltabajeros todavía dominan la serie por tres victorias contra dos.

Box Score

Related posts

Deja un comentario