Beisbol cubano. Sueños y esperanzas

Cuba se coronó en la decimoséptima Copa Intercontinental de Béisbol en Taipei de China rompiendo una racha adversa que se había hecho habitual durante varias temporadas, el triunfo a pesar de alegrar a la siempre exigente afición nacional volvió a sembrar la incertidumbre sobre la verdadera calidad de nuestro deporte nacional.

Las opiniones en torno al estado actual de la pelota en Cuba son extremadamente diversas, pues muchos argumentan que a pesar de no ganar un título hace algún tiempo, calidad existe pues casi siempre hemos discutido el primer lugar.

Por otra parte son numerosos también los que alegan que hemos cedido terreno por haber descuidado el trabajo en la base y nuestra Serie Nacional.

En resumen los defensores de ambas aristas tienen parte de razón en sus demandas, el béisbol cubano goza de calidad pero necesita transformaciones para volver a ser el mejor del mundo.

Los cambios en cualquier esfera de la vida humana generan controversia, en el béisbol, que para los cubanos forma parte de su identidad, puede ser capaz de generar pasiones exorbitantes.

Antes de iniciarse la Serie Nacional, cada año, escuchamos historias sobre cambios que se llevarán a cabo buscando potenciar más nuestra pelota; todos se convierten en quimeras amparadas por diversos factores entre ellos el económico.

Esas dificultades de las que nadie duda de seguro nos golpean, pero mucho más nos azota el inmovilismo. Potenciar el béisbol en edades tempranas donde se priorice el pensamiento técnico táctico y la versatilidad pueden ser un granito de arena que no aportará resultados inmediatos en la arena internacional, pero a la larga será un bálsamo que en el futuro podrá aliviar nuestros dolores.

Related posts

Deja un comentario