Betancourt apuntala victoria de Cerveceros

MILWAUKEE — Al inicio de su carrera en las Grandes Ligas, el torpedero cubano Yuniesky fue considerado un prospecto con talento, atlético y de coraje, pero los años que siguieron a su partida de Cuba cambiaron su reputación.

Durante su estancia en los Marineros de Seattle, Yuniesky fue criticado por no saber escoger los lanzamientos en el cajón de bateo. Sus problemas ofensivos siguieron en el 2009 cuando pasó a los Reales de Kansas City, sin embargo el manager de los Cerveceros, Ron Roenicke, apostó por el antes de iniciarse la presente temporada, y no se equivocó.

Este domingo, el torpedero bateo de 4-2 con un jonrón en la victoria de Milwaukee 9-6 sobre los Cardenales en el primer partido por el banderín de la Liga Nacional. El cubano había compilado para .278 con un doble y cinco anotadas en la Serie de División contra Arizona.

“A veces Yuni es un poco inconsistente, y nos frustramos con el, cuando le hace swing al primer lanzamiento”, dijo Roenicke said, “Pero el sabe como revertir esto y cuando tiene el bate caliente …. hay que aprovecharlo. En la temporada, llegó a tener un repunte ofensivo por dos meses consecutivos”

Betancourt bateo para un modesto average de .252 con 13 jonrones y 68 remolques esta temporada. También cometió 21 errores en el campo corto, pero todo esto debe ser olvidado si el muchacho sigue contribuyendo a la victoria como los hizo con su bambinazo en el primer partido del campeonato por la Liga Nacional.

“Estoy realmente muy contento por la oportunidad que me han dado y muy agradecido por estar jugando en un equipo ganador,” expresó Betancourt. “Ahora estamos en los playoffs. Estoy entregando el 100 por ciento de mi, y es lo único que me importa.”

Get the Flash Player to see this content.

El jonrón de dos carreras de Yuniesky redondeo un rally de seis carreras para Milwaukee en la baja de la quinta entrada poniendo la pizarra 8-5, después de estas perdiendo 2-5 ante los Cardenales. El bateo cuatro fouls ante el relevista Octavio Dotel y en el octavo lanzamiento puso la bola más allá de las cercas a una distancia de 398 pies.

“Le hice buenos lanzamientos” Dijo Dotel, “el me dio Foul, foul y foul y al final tiré una curva que no le había tirado y se me quedó alta y el le dio bien a la pelota. No hay nada que pueda hacer, luché, luche pero el ganó la batalla”.

Betancourt corrió rápido las bases porque no estaba seguro que la pelota se había ido. Dos entradas más tarde volvía a pegarle duro a la bola, llegando a segunda con un doble, desde donde anotaría más tarde la novena rayita de su equipo.

Betancourt es el primero en admitir que está disfrutando de su buen momento en la postemporada. El sabe que puede terminar su efectividad con el madero pero está enfocado en los aspectos positivos del juego. Su prioridad número uno después de finalizado el partido fue ir a casa donde los esperaban su madre y abuelos, pero tuvo que esperar un poco pues fue llamado a la conferencia de prensa junto a Fielder y el manager Roenicke.

Yuniesky dejó bien claro que no se preocupa por lo que dicen los medios.

“Realmente no entiendo que están diciendo, porque no hablo ingles, ni tampoco se escribir en ese idioma. Así que si ellos están diciendo algo bueno o malo sobre mi, no presto atención” dijo el cubano en español. “Solo me concentro en hacer mi trabajo”.

“Riquimbili” como es conocido por los fanáticos en su país hace su debut en postemporada de Grandes Ligas, pero en su natal Cuba participó en tres playoff con el equipo de Villa Clara donde compiló para .274, remolcó 14 para el plato y pegó cinco cuadrangulares.

Related posts

Deja un comentario