Céspedes: Jugar al béisbol es lo más fácil

Jardinero cubano Yoenis Cespedes en la temporada 2012 de las Grandes Ligas

Para cualquier bateador novato recién llegado a las Grandes Ligas, el mayor reto siempre es hacer los ajustes necesarios para enfrentar un pitcheo de mayor calidad, sin embargo aunque a muchos le pudiera parecer algo inusual, esto ha sido lo más fácil para el cubano Yoénis Céspedes en su adaptación a su nueva vida en los Estados Unidos.

Después de todo, el béisbol es el mismo en todos los países y categorías, no importa dónde esté, pero cuando el juego termina ahí es cuando comienza la parte difícil.

Cuando firmé mi contrato con los Atléticos de Oakland durante el invierno, yo sabía que tenía que trabajar duro. Un Equipo no firma a alguien por tanto dinero sólo para esperar resultados a largo plazo.

Debido a la barrera del idioma, sabía que las cosas serían un poco más complicadas, pero gracias a mucha gente, sobre todo a mi colega cubano Ariel Prieto, el proceso de adaptación ha sido menos traumático, tanto en el campo como en la vida.

Al igual que yo, Prieto se salió de Cuba para conseguir el sueño de jugar en las Grandes Ligas. Lo hizo en 1995 y ha trabajado con Oakland por un largo tiempo. Es por eso que los Atléticos decidieron colocarlo como mi traductor, compañero y guía.

Gracias a él, las cosas han funcionado bien para mí. Compartimos un apartamento en Oakland y nos quedamos en el mismo hotel durante partidos fuera de casa. Siempre está cerca, y sé que siempre puedo contar con él para todo. Ha sido una bendición tenerlo aquí.

Prepararse para un juego y enfrentarse a un pitcher que lanza a 95 millas por hora es una cosa, pero la vida fuera del estadio es algo más complicado. Yo no conozco a nadie en los Estados Unidos. Mi madre y otros familiares cercanos se encuentran en la República Dominicana, y yo ni siquiera hablo inglés.


Related posts

Deja un comentario