Céspedes navega en aguas más tranquilas

Jardinero cubano Yoenis Cespedes en la temporada 2012 de las Grandes Ligas

Jesse Sánchez | MLB.com – El idioma inglés, el dinero, la felicidad –y la soledad– son todas nuevas experiencias para el toletero de Oakland Yoenis Céspedes. El cubano ahora puede disponer de nuevos guantes de bateo, bates grabados con su nombre, zapatos relucientes y hasta vestimenta de calentamiento con la más alta tecnología – algo con lo que el cubano soñaba y que muchos ligamayoristas dan por hecho.

En su primer año en Grandes Ligas, Céspedes ya ha visto acción en más partidos de temporada regular de los que ha jugado en una campaña completa en Cuba, y el cansancio que está comenzando a sentir ahora también es algo nuevo para él. El oriundo de Granma se encuentra navegando en aguas desconocidas, pero eso no es nada nuevo.

Los Atléticos de Céspedes se encontraban a tres juegos detrás de los punteros Rangers en el Oeste de la Liga Americana antes de disputar el último juego de la serie entre ambos rivales el jueves en Arlington. Oakland sigue firme en la lucha por un comodín .

“¿Qué tanto ha cambiado mi vida? Ha cambiado demasiado”, exclamó Céspedes, quien firmó un contrato por cuatro años y $36 millones con Oakland en febrero. “Este es un país muy diferente del que yo vengo. Han sido muchos los ajustes que he tenido que hacer aquí día con día. Este es el mejor béisbol del planeta. Jugué un béisbol de alto nivel en Cuba, pero nada como esto. Aquí nunca terminas de hacer ajustes”.

Aunque los detalles acerca de cómo desertó de la isla siguen siendo un misterio, Céspedes dejó Cuba junto a su madre, Estela, ex lanzadora del equipo nacional de sóftbol, su tía y tres familiares el año pasado y llegó a la República Dominicana, donde ahora residen. El pequeño Yoenis se encuentra entre los seres amados que se quedaron en Cuba.

Céspedes jugó durante ocho temporadas en la liga cubana antes de desertar. Fue titular con Cuba en el Clásico Mundial de Béisbol del 2009, cuando bateó .458 con dos vuelacercas y cinco carreras impulsadas en seis partidos.

Si el béisbol es la pasión No. 1 de Céspedes, “videochatear” con su familia en la Internet quizás sea la No. 2. El talentoso jardinero se describe como un hombre casero, alguien que goza de utilizar el control remoto de la TV y a quien le gusta conducir su camioneta Mercedes para aclarar su mente.

Fue Estela, su madre, la inspiración para que Yoenis sintiera atracción por el béisbol. También fue ella quien golpeó a Yoenis en la cara con una curva cuando éste tenía nueve años mientras le servía como su receptor personal.

“Antes de arrancar la temporada mi madre me pidió que conectara 20 jonrones y ahora ella está feliz porque le cumplí su deseo”, destacó el pelotero. “Pero para mí, mi deseo es ser capaz de jugar diariamente a este nivel. No pienso en números. Sólo pienso en ganar y que mi familia esté orgullosa de mí”.

El intérprete de Céspedes, el también cubano Ariel Prieto, es lo más cercano que el jugador tiene como familia en Oakland actualmente. Prieto vive con Céspedes durante la temporada y le ofreció al jardinero permanecer en su residencia en Miami hasta que encuentre su propio hogar.

“Todo mundo sabe cuáles son sus herramientas físicas, pero para mí, su mente es la herramienta más fuerte que posee”, aseveró Prieto. “Es un sobreviviente. Mentalmente es duro. Sabe qué tan bueno puede llegar a ser y cree mucho en él. No se deja intimidar por nada ni por nadie. Es bien positivo y por eso se encuentra donde se encuentra”.

“Positivo” es la mejor forma de describir a Céspedes. Confianza en sí mismo es otra. Ya no admira sus jonrones desde la caja de bateo o se muestra desafiante ante los pitchers rivales, pero todavía camina con un toque de arrogancia. El novato superó varias lesiones que lo quejaron durante la temporada y se convirtió en parte integral de la sorprendente lucha de su club por llegar a la postemporada, eliminando cualquier duda que había sobre él antes de arrancar la campaña.

Algo que beneficia a Céspedes es que los Atléticos son considerados entre los jugadores más amistosos en la liga y tienen la reputación de recibir cálidamente a sus nuevos compañeros en el clubhouse.

“Ha jugado tremendamente bien para nosotros durante todo el año”, dijo el manager Bob Melvin. “Nunca he trabajado junto a un muchacho que haya tenido que superar tantos obstáculos como la barrera del idioma y un país completamente diferente y aún así ser capaz de hacer los ajustes necesarios para triunfar aquí. Mentalmente es un tipo muy fuerte”.

Hasta antes de la jornada del jueves, Céspedes bateaba para .288 de promedio con 21 jonrones y 78 carreras producidas en 122 encuentros para Oakland.


Related posts

Deja un comentario