Header Banner

Céspedes parece encajar con los Marlins

Alden González / mlb.com. – Miami sería la ciudad ideal para que juegue el cubano Yoenis Céspedes en su primer año en el beisbol rentado, y en las grandes ligas

El deseo del cubano Yoenis Céspedes de jugar en las Grandes Ligas lo ha llevado de su país a la República Dominicana el verano pasado, a batallar en la liga invernal, a ser declarado como agente libre hace varios días y esta semana a Miami para reunirse con los directivos de los Marlins.

Céspedes no necesita pasar por nada más. Si recibe un contrato justo -y todo parece indicar que así sucederá, teniendo en cuenta la agresividad de los Marlins en esta temporada muerta y su gran deseo de adquirir al potencial jardinero de cinco herramientas- Miami sería el lugar perfecto. En realidad, Miami sería el único lugar donde encajaría.

El toletero, que puede llegar a un acuerdo con cualquier equipo de Grandes Ligas pero no puede firmar un contrato hasta que reciba el visto bueno del gobierno estadounidense, parecía que pensaba lo mismo durante su visita al estadio de los Marlins.

En el aeropuerto, según el diario South Florida Sun-Sentinel, el guardabosque dijo: “Sería bueno jugar en Miami. Aquí hay bastantes cubanos que me apoyarían. Espero que pueda jugar con los Marlins”.

En el estadio, según el periódico Palm Beach Post, Céspedes manifestó: “He visto los jugadores que el equipo firmó recientemente y pienso que este club puede ser un contendiente para la Serie Mundial”.

Varios conjuntos ya están interesados en el cubano, y se espera que otros más se agreguen a la lista. Pero ya que jugarán en un nuevo estadio, tienen las piezas para ganar ahora mismo y están en una ciudad llena de sus compatriotas, está claro que los Marlins son unos de los equipos primeros en la lista de Céspedes.

Y no cabe duda que el jardinero encabeza la lista del equipo. “Nuestra agresividad ya está llegando al punto de lo absurdo”, así describió el presidente del club los esfuerzos de los Marlins para adquirir los servicios de Céspedes. “…Como cubano y como alguien en la República Dominicana, tiene bastante sentido. Tenemos una posición perfecta para él. Sería maravilloso”.

Por supuesto que el firmar a Céspedes trae bastantes riesgos, especialmente si pide un pacto de cerca de los US$10 millones por año como muchos esperan.

Céspedes sobresalió bateando .333 con 33 cuadrangulares y 90 empujadas en 90 compromisos durante su última temporada en la liga cubana, pero tuvo un promedio de solamente .143 en su primera acción desde marzo en la liga invernal dominicana.

Los escuchas tienen puntos de vistas opuestos sobre qué clase de pelotero Céspedes está perfilado a ser — algunos dicen que tiene el mismo estilo del venezolano Carlos González, otros piensan que luce como Drew Stubbs — pero muchos pronostican que jugará mejor en las esquinas de las praderas, y la gran mayoría piensa que necesitará tiempo para foguearse en ligas menores.

“Las expectativas serán inmensas, y este es un nivel que nunca ha visto”, dijo un experimentado evaluador de talento que observó a Céspedes. “Necesitará tiempo de aprendizaje y entre más tiempo pase para que firme, será menos el tiempo que tendrá para hacer el ajuste y comenzar la temporada en la Gran Carpa”.

Posiblemente le suceda lo mismo que a sus compatriotas Yuniesky Maya o Juan Miranda y no sea el caso de Luis Tiant o Tany Pérez. Pero para los Marlins, más que a cualquier equipo, vale la pena tomar el riesgo.

De hecho, sería para el beneficio de ambas partes. Céspedes necesita jugar en un ambiente que le haría más fácil la transición y los Marlins necesitan llenar de energía a su fanaticada con las esperanzas de ser un equipo con éxito continuo.

La construcción de un nuevo estadio, el ahora darle el nombre de Miami, el traer al venezolano Ozzie Guillén para dirigir al club, el firmar al dominicano José Reyes, Heath Bell y Mark Buehrle, y hasta los nuevo uniformes tienen las mismas intenciones de atraer a los aficionados.

El firmar a Céspedes sería otra gran atracción, aparte de agregar un jardinero central de impacto que no han tenido desde el 2005 en Juan Pierre, también les daría la versatilidad que necesitan en los bosques.

Céspedes llamaría la atención de la ciudad en la misma manera que su compatriota Liván Hernández lo hizo cuando fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial en 1997, a los 22 años y recién llegado de Cuba.

No es una exageración. En el sur de la Florida abunda la gente de ascendencia cubana, y la mayoría de ellos pueden identificarse con lo que ha pasado Céspedes — dejar todo atrás, arriesgarlo todo para ir a los Estados Unidos en busca de una mejor vida.

Los Marlins quieren una conexión con sus aficionados como nunca la han tenido. El traer a un jugador que puede ser uno de los cubanos más talentosos que ha visto la Gran Carpa sería un gran paso hacia esa meta, especialmente ahora que su hogar está ubicado en la sección de la ciudad llamada La Pequeña Habana.

“Obviamente como un cubano jugando aquí en Miami, sería una situación interesante”, declaró el presidente de operaciones de béisbol, Larry Beinfest.

Los Orioles, Medias Blancas, Tigres, Indios y Atléticos – equipos que han sido vinculados a Céspedes últimamente – deberían rendirse. Es posible que Céspedes ya haya encontrado un nuevo hogar.

Related posts

Deja un comentario