Céspedes: “… seguir por el mismo camino”

Jardinero cubano Yoenis Cespedes en la temporada 2012 de las Grandes Ligas (Thearon W. Henderson/Getty Images)

Lo que parecía imposible hace dos semanas, se hizo realidad, en el último partido de la temporada regular, los Atléticos de Oakland se proclamaron nuevos campeones de la División Oeste de la Liga Americana al vencer por 12-5 a los Vigilantes de Texas en el decisivo partido para ambos equipos.

Los Atléticos (94-68) remontaron una desventaja de cuatro carreras en el partido y 13 juegos que llegaron a tener el pasado 30 de junio en su división para romperle a los Vigilantes (93-69) la racha de dos temporadas consecutivas como campeones en el Oeste.

El equipo de Oakland con un presupuesto de sólo 59,5 millones de dólares, el más bajo en las Grandes Ligas, volvieron a demostrar con resultados la gran gestión que realiza el gerente general Billy Beane, considerado un genio en su puesto, y que le ha merecido ser llevado a la gran pantalla.

Beane logró el gran sueño de volver a clasificar a un equipo considerado de los humildes de las mayores a la fase final por primera vez desde la temporada del 2006 cuando fue barrido por los Tigres de Detroit en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

“Todo formaba parte del plan”, comentó Beane antes que diese comienzo el último partido de la temporada regular, que siguió como ya es habitual en él, en solitario y desde la sala de levantamiento de pesas del estadio O.co Coliseum, Oakland. “Es un buen día”, anticipó

El jardinero cubano Yoenis Céspedes pegó un elevado al jardín central y el guardabosques Josh Hamilton, de los Vigilantes, dejó caer la pelota para que su error le costase al equipo dos anotaciones en la parte baja del cuarto episodio cuando los Atléticos fabricaron seis anotaciones.

“Creo que fue la clave para que al final consiguiésemos la victoria que necesitábamos”, declaró Céspedes, convertido en uno de los grandes pilares del equipo de Oakland y aspirante al premio de Novato del Año. “Ahora tenemos que seguir por el mismo camino en la fase final”.

Los Atléticos, que ganaron el sexto partido consecutivo, consiguieron el primer lugar de la clasificación el último día de la competición regular, después de haber estado fuera del mismo desde el pasado 29 de marzo, el mayor número de días de separación desde que se estableció el formato de división en 1969.

El equipo de Oakland necesitaba barrer la serie para conseguir su primer título de división desde el 2006 y decimoquinto en toda su historia.

Los Atléticos superaron una desventaja de cinco juegos en los últimos nueve días de competición y el liderato de hoy fue el primero que tuvieron en todo el año en solitario, sin compartirlo con nadie.

A pesar de la derrota, los Vigilantes tendrán la posibilidad de seguir en la competición cuando disputen el partido de comodines de la Liga Americana, que será contra los Orioles de Baltimore, pues estos perdieron su último partido y cedieron el título de la División Este a los Yanquis de Nueva York.

Los Vigilantes, que perdieron por lesión desde la pasada semana al tolero dominicano Adrián Beltré, echaron en falta su presencia y fueron barridos en la serie contra los Atléticos, la segunda que sufren en todo lo que va de temporada regular.

Ambos equipos necesitan conocer que es lo que sucederá en los partidos de los Yanquis ante los Medias Rojas de Boston y los Orioles frente a los Rays de Tampa Bay.

Los Atleticos serán cabezas de serie número dos y comenzarían la serie de división ante los Tigres de Detroit, campeones de la División Central.

En la noche también se conocio que el toletero venezolano de los Tigres, Miguel Cabrera, ganó la Triple Corona en la Liga Americana, algo que no conseguía un jugador desde la temporada de 1967.

El único que podía empatarle en la faceta de jonrones era Hamilton, que tiene 43, y no pegó cuadrangular, mientras que Cabrera posee 44, también está al frente del promedio de bateo y de las carreras impulsadas, pero todavía falta un partido por disputarse y habrá que esperar a que concluya la competición regular para confirmar el premio histórico del pelotero venezolano.

La victoria fue para el relevista novato Evan Scribner (2-0), que trabajó tres entradas sin permitir anotación después de ceder dos imparables y recetar dos ponches.

Evan Scribner, que recibió una gran ovación de los 30.067 espectadores que llenaron las gradas del campo, encabezó una lista de cinco relevistas que salieron del bullpen y no permitieron ninguna anotación.

La derrota se la quedó el abridor Derek Holland (12-7), que salió como relevista, pero no pudo contener el bateo explosivo y oportuno de los Atléticos y lo castigaron con tres imparables y tres carreras y una fue limpia, dio dos bases por bolas y no pudo sacar ningún “outs” por la vía del ponche.


Related posts

1 Comment

Deja un comentario