Céspedes sin rencor por el cambio

Yoenis Cespedes #52 of the Boston Red Sox scores in the first inning against New York Yankees at Fenway Park. (Jim Rogash/Getty Images)

Yoenis Céspedes vio como la vida le cambió de un día para otro, al ser cambiado de un equipo puntero a uno sotanero.

El toletero cubano formó parte de un megacambio en la fecha límite del pasado 31 de julio, cuando fue transferido a los Medias Rojas de Boston por el lanzador Jon Lester y el jardiero Jonny Gomes, quienes pasaron a los Atléticos de Oakland.

Sin embargo, el jardinero cubano, afirmó que la clave en el proceso de transición de Oakland a Boston ha sido verlo sólo como parte del béisbol y tomar las cosas un día a la vez.

“Todo es nuevo para mí, nuevo equipo, nueva ciudad, nuevos fanáticos y tengo que tomarlo con calma”, dijo Céspedes a ESPNDeportes.com tras concluir la serie de tres partidos contra los Yankees de Nueva York el domingo, donde los Medias Rojas cayeron dos juegos a uno.

“Poco a poco uno se va relacionando con sus compañeros y éste es un equipo bastante unido y muchachos que son relajados y me han hecho sentir muy cómodo”.

“La Potencia”, campeón del Festival de Cuadrangulares en 2013 y 2014, indicó que uno de los factores que ha hecho que la transición sea más fácil ha sido la presencia de varios peloteros de ascendencia latinoamericana en los Medias Rojas, en particular el bateador designado dominicano David Ortiz.

“Hay bastantes muchachos latinos, y ese núcleo de jugadores ayuda porque tienes personas con quien conversar y decirte cómo se mueven las cosas y eso me va a facilitar todo”, dijo el jardinero de 28 años.

Aunque el roster activo de los Atléticos cuenta con un número menor de jugadores latinos que los Medias Rojas, allí Céspedes tuvo el apoyo del coach, intérprete, y quien eventualmente se convirtió en uno de sus mejores amigos, su compatriota Ariel Prieto.

Prieto, al igual que Céspedes, llegó a Grandes Ligas tras ser una estrella en el equipo nacional de Cuba, sin hablar una palabra de inglés, y lleva 11 temporadas en Oakland, incluidos seis años como jugador. Tras tres campañas como entrenador en menores, Prieto fue agregado al cuerpo técnico tras la firma de Céspedes en 2012.

El coach cubano de 44 años, que ahora es ciudadano estadounidense y domina el inglés a la perfección, se convirtió en mucho más que un traductor para Céspedes, usó su propia experiencia personal para ayudarlo a aclimatarse a la vida en Estados Unidos; Céspedes lo considera parte de su familia.

Dejar atrás a quien fue un verdadero mentor para él en sus dos años y medio en Oakland ha sido una de las partes más difíciles del canje para el cubano, ya que Prieto permanecerá con los Atléticos como entrenador, donde se ha convertido en una parte importante del cuerpo técnico.

Los Medias Rojas le proveyeron a Céspedes al joven Adrián Lozano, nacido en Miami, pero de ascendencia cubana, quien estaba haciendo una pasantía en el Departamento de Scouting y de Jugadores Internacionales del equipo, para ayudar al jugador por el resto de la temporada.

El toletero admitió que ha sido impactante el gran número de medios a los que ha tenido que abordar a través de Lozano desde su llegada a Boston, algo que experimentó en muy pocas ocasiones con Prieto en Oakland, donde la cobertura de la prensa es muchísimo más limitada.

Pero Céspedes está bien consciente que estar una vidriera tan vistosa como el noreste de Estados Unidos será un aspecto importante para adquirir mayor notoriedad de cara a convertirse en agente libre al finalizar la temporada 2015, tras completar su cuarta campaña en Grandes Ligas.

Se anticipa que el jardinero podría conseguir un contrato en el rango de los $18 millones al año por cinco temporadas de mantener su desempeño actual, un promedio de bateo alrededor de .270 y cerca de 30 cuadrangulares al año.

Los Atléticos (68-43) siguen en el primer lugar en el Oeste y cuentan con el mejor récord en el béisbol. Los Medias Rojas tienen una marca casi inversa de 49-62, ubicándose en el sótano del Este de la Americana. Pero aun así Céspedes dice que no pierde la esperanza de rescatar una temporada ganadora para los campeones defensores de la Serie Mundial.

“Vengo aquí con un espíritu ganador y voy a tratar de inculcarlo aquí en el equipo y dar buena vibra de ganar para ver si podemos salir del mal momento”, señaló. “Todavía no hay nada perdido”.

El cubano, que conectó 66 cuadrangulares en 365 partidos en sus tres temporadas en Oakland, agregó que no sentía ningún rencor por el equipo tras el canje, e incluso admitió que si los Medias Rojas no clasificaban a la postemporada, deseaba que los Atléticos ganaran su décimo anillo de campeonato, y primero desde 1989.

“Ojalá ganen la Serie Mundial”, dijo Céspedes. “Si nosotros no llegamos clasificar a la Serie Mundial, desearía que Oakland ganara”.

Publicado en ESPNDeportes.com por Marly Rivera.

Related posts

Deja un comentario