Chapman vs Puig, esta vez no pudo ser

Aroldis Chapman #54 of the Cincinnati Reds pitching against the Los Angeles Dodgers. (Stephen Dunn/Getty Images)

Carl Crawford creció en Houston junto a sus calurosos veranos, pero nunca sintió tanto calor como en la noche del pasado jueves.

“Ese es el tipo más difícil al que me he enfrentado jamás”, dijo Crawford en el Dodger Stadium, después de conectar una línea sobre un lanzamiento de tres dígitos de Aroldis Chapman que fue a parar al guante del jardinero Chris Heisey, para así terminar el partido con una victoria de los Rojos 5-2 y dejar en cinco los juegos consecutivos ganados por los Dodgers.

Crawford había bateado un doble y más tarde anotado en el octavo innig frente al abridor Mat Latos, pero ahora era Chapman, el All-Star que hacía su salida después de cinco días de inactividad para preservar la victoria del equipo de Cincinnati.

Mark Ellis golpeó una recta de 102 mph al jardín derecho para anotarse un sencillo con un out y Juan Uribe de emergente negocio una base por bolas para que Crawford llegara al home con el empate en sus muñecas. Chapman, había ponchado a A.J. Ellis abriendo el inning y a Jerry Hairston Jr., y ahora buscaba hacer a Crawford su tercera víctima.

“Iba por el ponche, con seguridad”, dijo Crawford. “Yo solo vi rectas. Usted no tiene tiempo para pensar cuando alguien lanza a esa velocidad, es muy difícil. Solo es reacción.”

Esto fue lo que Chapman le recetó a Crawford: Recta de 101 mph – Strike cantado; Recta de 102 mph, – bola; Recta de 102 mph – foul; Recta103 mph – línea al jardín izquierdo.

“Yo era todo curiosidad por lo que enfrentaría”, dijo Crawford. “Era zurdo contra zurdo, tenía un poco de miedo al principio. Definitivamente no le hice swing al primer lanzamiento. Tenía que echar un primer vistazo.

“Cuando hice contacto [foul], me di cuenta que veía bien sus lanzamientos. Entonces disparé esa línea a la pradera izquierda pero el jardinero estaba bien colocado”.

“Cuando me dijeron que le di a una recta de 103 milla, respondí simplemente: hice lo que pude”, dijo.

Mientras Crawford se batía con Chapman, en el círculo de espera se preparaba Yasiel Puig, el sensacional cubano que revivió a los Dodgers con talento y energía. Sin duda, Puig tenía la esperanza de enfrentar a su compatriota.

“Yo le pregunté:”dijo Crawford, “y me dijo que nunca había enfrentado a Chapman. Traté de darle esa oportunidad.”

Una multitud cercana a 53 mil personas suspiró cuando el juego terminó. Todo el mundo en el estadio se quedó con las ganas de ver un enfrentamiento memorable: Chapman vs Puig.

“Yo no quería ver a ese chico ahí”, dijo el manager de los Rojos Dusty Baker cuando se le preguntó acerca de sus primeras impresiones del jardinero derecho de los Dodgers. “Cuando vi la pelota bateada por Crawford terminar en el guante, me sentí bien. ”

“Esos muchachos tienen mucho talento. Tienen poder y velocidad. En cuanto a Puig, tiene muchas habilidades. Una cosa es segura, el puede volar. No he visto su brazo, pero he oído hablar de él. Es un atleta impresionante.”

El béisbol es un deporte emocionante y dos de sus principales animadores son cubanos. No se pudo ver el duelo esta vez, pero ya llegará el momento.

Related posts

Deja un comentario