Cienfuegos alcanzó mayoría de edad

Cienfuegos alcanza hoy su mayoría de edad en el béisbol cubano, en opinión del director del equipo de esa provincia, Iday Abreu, tras concluir la fase clasificatoria con récord de 59 ganados y 31 perdidos.

Conocedor de que tal actuación ya sólo significa una estadística en los anales beisboleros de la isla, calificó de asignatura pendiente de los Elefantes a los play offs, previstos para comenzar aquí el próximo sábado ante el mismo rival del año anterior, el Habana.

En diálogo con Prensa Latina, el único ex lanzador entre los 16 mentores participantes en la edición 50 de las Series Nacionales enfatizó en el cumplimiento de todos los objetivos propuestos por la divisa verdinegra al inicio de la competencia, incluidos las metas individuales de varios atletas.

Acerca de los Vaqueros del Habana, la novena que en la pasada temporada eliminó a los paquidermos en cinco juegos (de siete), comentó que los ocho clasificados a los cuartos de final tienen sus fortalezas y merecen respeto.

Aunque con destaque en el pitcheo, la escuadra cienfueguera logró equilibrar los tres aspectos tácticos del juego, pero también fundamental fueron la disciplina, la unidad de la plantilla y la entrega en el terreno, sentenció Abreu.

Prueba de ello fue la disposición de la nómina para continuar en la concentración las jornadas previas al inicio del play off, sin tomar unas horas de descanso junto a sus familias.

Sobre sus aciertos en el trienio que lleva con las riendas de los Elefantes, citó en primer término la identificación del público con un equipo cuyo hábitat natural hasta entonces era el sótano de la tabla de posiciones.

El último partido del calendario regular de 90 trajo el premio del disputado liderato de jonrones para su cuarto bate y primera base, José Dariel Abreu, y la dirección del plantel lo asumió como la guinda que le faltaba al pastel de la Serie de Oro.

Durante el campeonato analizamos los objetivos de los atletas como parte de la estrategia del equipo, insistió Abreu al valorar la actuación su toletero mayor, dueño además de la corona de bateo y primero en slugging.

En esa misma cuerda citó el récord de juegos salvados (27) del matador Duniel Ibarra, la labor del derecho Noelvis Entenza, quien perdió el primer puesto en ponchados con el pinero Wilber Pérez por tener más entradas lanzadas.

También sobresalió la faena del zurdo Norberto González (13-2), que se quedó a una sola victoria de la marca para el equipo, en poder de estelar Adiel Palma desde la temporada de 2002-2003, siempre recordada aquí por ser la de la primera incursión en la postemporada.

Abreu reconoció la efectividad de sus relevistas, que encabezados por Ibarra en papel de fuera de serie clasificaron como los punteros en juegos salvados, con 36, para remachar el 61 por ciento de las victorias.

Ahora se impone trabajar en las fisuras que tenemos bien identificadas como pudiera ser el pitcheo de segunda línea, precisó con la claridad de conceptos de quien no se embriaga con las mieles del triunfo parcial. Alabó el desempeño de los jugadores de cambio, quienes tuvieron más protagonismo en el segmento final del campeonato y por lo general lo hicieron bien.

Mención especial merece el jardinero Yusniel Ibáñez, autor de dos cuadrangulares en la última semana, uno de ellos en calidad de emergente y que por su metraje bien pudo ser firmado por alguno de los principales sluggers de la isla.

Interrogado sobre cómo podría influir el adelanto de la fecha de inicio de los play offs en la estrategia diseñada con anterioridad para enfrentar el momento cumbre del campeonato, Iday Abreu la ilustró con par de cifras.

El cambio de la programación no nos afectó porque nosotros tuvimos a nuestro favor el margen de haber clasificado desde el 8 de este mes; si el año pasado logramos el boleto en el juego 87, esta vez en ese mismo partido aseguramos el quinto lugar, concluyó.

Related posts

Deja un comentario