Cienfuegos sobrevive en semifinal del béisbol

Con ataque de 15 hits, incluidos cuatro jonrones solitarios y varias joyas defensivas, Cienfuegos doblegó hoy a Pinar del Río 14 por cuatro y extendió al sexto partido una de las semifinales del béisbol cubano.

Los Elefantes llegaron contra la clásica pared (1-3) al quinto encuentro de la serie pactada a siete y aún necesitan ganar el miércoles y el jueves en su casa para completar una remontada con sólo cinco versiones en los play offs de la pelota nacional de 1992 a la fecha.

Tanto Vladimir Baños como Noelvis Entenza, los derechos encargados de la apertura por locales y visitantes, respectivamente, se fueron temprano a las duchas en un juego signado por el poderío ofensivo de ambas novenas.

Iday Abreu, mentor de los paquidermos necesitó apelar al mejor relevista del campeonato, Duniel Ibarra, un cerrador por excelencia, para que le trabajara los cinco últimos innings completos y terminó al filo de la navaja en el noveno, con bases llenas y el empate en las muñecas del toletero Donald Duarte.

Cienfuegos abrió fuego en el capítulo inicial con bambinazos consecutivos de Yasiel Puig y José Dariel Abreu, luego de dos outs, pero los Pativerdes negociaron la igualada en la parte baja de la propia entrada por sencillo de Duarte, doble de William Saavedra y otro imparable de Yosvany Peraza. La visita marcó otra en el segundo y desniveló el marcador en el tercero con racimo de seis ante los envíos de Baños y los taponeros Omar Licourt e Irandy Castro, sacándole jugo a cuatro incogibles, entre ellos el segundo cuadrangular de Puig y triple del torpedero Erisbel Arruebarruena.

Entenza flaqueó en el cuarto con la pizarra 9-2 a su favor y el llamado Tsunami Verde pisó cinco veces la goma, las últimas cuatro por grand slam del receptor Lorenzo Quintana, quien firmó el decreto de expulsión del diestro cuyos lanzamientos alcanzaron hasta las 95 millas por hora.

Pero los Elefantes replicaron con tres más en el quinto cuando el tercer relevista, Alain Castañeda tenía ese acto en punto de mate y las bases limpias.

El técnico pinareño Alfonso Urquilo recurrió a Jesús Guerra, una de las mejores castas de su bullpen, pero el derecho tampoco respondió a su confianza tras soportar unas más en el sexto y ceder la lomita el veloz diestro Erlis Casanova.

La última del Cienfuegos cuajó en el séptimo cuando el designado Osvaldo Arias abrió la tanda con vuelacercas.

Todavía los Pativerdes tuvieron ocasiones de agregar tensión al partido, pues Quintana siguió vestido de jonronero y en el octavo le disparó a Ibarra su sexto en la postemporada para igualar su producción de la fase clasificatoria. Y el noveno completaron la decena con tres cohetes y un pelotazo.

Factor de triunfo para Cienfuegos resultó su defensa del cuadro, con jugadas de lujo a cargo del antesalista Darián González, el camarero Adriano García y el torpedero Arruebarruena, que escamotearon anotaciones a la artillería pinareña.

Por los vencedores el mejor en el ataque fue el jardinero derecho Puig, de 6-3, dos bambinazos y un doble, tres impulsadas y tres anotadas, mientras Quintana encandilaba a sus parciales con idéntica cosecha en cuatro turnos, dos carreras y media docena de remolcadas.

Box Score

Related posts

Deja un comentario