Danys Baez tutor de pitcheo latino

Danys Báez surge en una esquina del clubhouse de visitantes del Sun Life Stadium y de inmediato inicia una plática sobre pitcheo con Antonio Bastardo. Absorto, el relevista dominicano escucha.

Y es que el cubano, sin querer, se está convirtiendo dentro de los Filis de Filadelfia en una suerte de tutor del pitcheo para los latinos del equipo, entre ellos, su compatriota José Ariel Contreras.

La primera enseñanza en el pensum de Báez es sencilla: trabajar y trabajar.

“En mi carrera he tenido que trabajar muchas horas extras para poder rendir bien en el terreno. El talento, en otras palabras no basta”, sostuvo el relevista de 32 años.

A principios de temporada, Báez reconfirmó esta doctrina.

“En el primer mes quizás me descuidé un poquito y no trabajé como debía haberlo hecho. Entonces llegó un momento en que la mecánica se descuidó. Di muchas bases por bolas y tuve dos salidas malas que me afectaron los números y no contribuyeron al equipo”, explicó Báez, quien en abril tuvo dos presentaciones de un inning en las que permitió tres o más carreras.

Al concluir el mes, el pinareño tenía efectividad de 9.00.

Mayo ha sido otra historia diferente.

“Hice los ajustes, trabajé con el coach de pitcheo y gracias a Dios este ha sido un mes bastante bueno”, apuntó Báez.

La calificación que le da a su accionar en mayo no es exagerada.

En 12 entradas -con 13 actuaciones- y trabajando como el hombre que le prepara el camino al cerrador, Báez ha permitido una sola carrera limpia para efectividad de 0.71.

Sin dudas, la operación del codo, que le impidió lanzar en el 2008, quedó muy atrás, tanto, que hoy en día está lanzando más duro que nunca.

“Sí lo he notado. El primer año después de la operación lanzas con un poco de precaución porque lo que buscas es que no haya dolor. Para el segundo año ya estás regresando a ser el pitcher que eras antes. Ahora estoy lanzando 97, 98 millas con frecuencia. El año pasado alcancé esa velocidad pero a lo sumo con uno o dos envíos por juego”, sostuvo Báez, quien de acuerdo con Fangraphs.com está promediando 93.8 millas por recta, el número más alto de su carrera.

Para Contreras la actuación de su paisano se corresponde con el talento y dedicación que exhibe.

“La primera vez que vi a Danys era un jovencito en el equipo de Pinar del Río. Tenía 16 años y lo primero que noté era que tenía un brazo increíble. Lo ayudé un poco con su mecánica y en un año llegó al equipo nacional”, recordó Contreras.

Ahora el profesor es otro.

“Lo he ayudado sobre todo al ajuste ese de la rotación al bullpen. Es un proceso bastante difícil. Tienes que estar más preparado mental que físicamente”, explicó Báez. “José me enseñó mucho allá y para mí es un placer pagarle de vuelta. Apenas lo estoy guiando algo, porque el brazo lo tiene y le sobran talento y corazón”.

Pero la ayuda fue más allá.

De acuerdo con Contreras fue Báez quien notó los problemas de mecánica que lo afectaron a su llegada a Filadelfia.

Y los resultados han sido positivos para Contreras y los Filis.

Sin dudas, cuando el profesor Báez habla, hay que escucharlo.

Related posts

Deja un comentario