Dayan Viciedo busca recuperar titularidad

Dayan Viciedo #24 of the Chicago White Sox hits a grand slam against the Kansas City Royals. (Ed Zurga/Getty Images)

Dayán Viciedo sufrió diferentes lesiones y molestias físicas que no lo dejaron emplearse al cien por ciento de sus condiciones la temporada pasada, por lo que durante este receso entre campañas el jardinero de los Medias Blancas de Chicago trabajó más que nada en preparar su cuerpo y fortalecerlo para lo que será la zafra del 2014.

El cubano necesita registrar una sólida producción este año, comenzando por una mayor consistencia desde el propio spring training. Esto porque ahora no se puede decir que es uno de los titulares indiscutible en los jardines de los Medias Blancas, ya que con la llegada de Adam Eaton al equipo Alejandro De Aza se ha convertido en un backup que le puede quitar tiempo de acción a Viciedo.

Él entiende la situación y por eso asegura que se ha preparado con intensidad en el invierno, en el que más allá del trabajo físico realizado ha tratado de ajustar y cambiar algunos aspectos de su ofensiva, para aprovechar más sus condiciones naturales, su fuerza.

“Nos estamos preparando bien para llegar en forma al spring training, tener un buen spring training y después una buena temporada, que es lo fundamental”, dijo Viciedo, quien ha trabajado con su compatriota, Alexei Ramírez, en el receso entre temporadas.

La competencia que enfrentará durante los entrenamientos primaverales con De Aza, si el equipo no consigue un buen cambio con éste último, no es algo que tenga cien por ciento en su mente Viciedo, aunque, sin duda, está presente.

“No me gusta adelantarme a las cosas. Estoy tranquilo, trabajando fuerte. Lo fundamental es tener buena cabeza, que el cuerpo esté bien y me sienta en buenas condiciones. Tengo que hacer mi trabajo para sacar los números que tengo que sacar. Sé que todos los días debo salir al terreno de juego a dar lo mejor de mí”, expresó el cubano.

Desde su firma con los Medias Blancas, en el 2009, Viciedo se ha dado conocer por ser un bateador de líneas, con poder, capaz de dar 25 jonrones por temporada; pero también es considerado un hombre con un swing muy largo, que abanica mucho — pese a la velocidad de sus manos — y que toma pocas bases por bolas.

Pensando en ajustar esos aspectos que lo han hecho vulnerable, el cubano ha estado trabajando en su mecánica y en su plan de bateo para este 2014.

“Me he enfocado en ser más consistente. En hacer el swing un poquito más corto, sin perder la agresividad, porque la fuerza está, solo hay que hacer contacto, hacer buenas conexiones”, dijo Viciedo, quien aseguró que esos cambiando han surgido por iniciativa propia. “Eso vino de mí, es parte mía, porque cuando uno está bien concentrado y el swing está perfecto la consistente es mejor y todo sale bien”.

La llegada de Todd Steverson, como coach de bateo del equipo, es vista también como un elemento que lo puede ayudar a alcanzar esos objetivos ofensivos que está buscando y que le pueden asegurar su trabajo en la titularidad del jardín izquierdo de los Medias Blancas.

“Creo que ahora todo va a ser diferente. La ayuda de un coach de bateo siempre es importante, eso es lo fundamental”, expresó Viciedo, quien en el 2013 dejó promedio al bate de .265, con 23 dobles, tres triples, 14 jonrones y 56 carreras remolcadas. Su porcentaje de embasado fue de .304, su slugging de .426 y su OPS de .731.

Su producción fue principalmente afectada por la lesión que sufrió en su costado izquierdo a mediados de abril y que le obligó a variar su swing, así como a cambiar su plan de bateo cuando regresó a la acción.

Publicado en ESPNDeportes.com por Billy Russo.

Related posts

Deja un comentario