Dayán Viciedo va por su gran año

Dayan Viciedo #24 of the Chicago White Sox poses for a portrait on photo day . (Rob Tringali/Getty Images)

Dayán Viciedo se ha puesto como propósito que la temporada del 2014 sea su gran temporada en el béisbol de Grandes Ligas.

El jardinero cubano de los Medias Blancas de Chicago va a su tercera temporada completa en el máximo nivel, donde debutó en el 2010, tras firmar con la organización en el 2008, a los 19 años de edad.

Para alcanzar su objetivo, Viciedo ha estado probando unos cambios en cuanto a su plan ofensivo, sumándose ahora a la filosofía del nuevo coach de bateo del equipo, Todd Steverson, quien profesa el bateo selectivo, inteligente y paciente.

“Me he enfocado en tener un poquito de paciencia en el home, en tirarle a pitcheos buenos y en hacer buenas conexiones. Creo que eso es lo fundamental, sin desesperarse mucho para tener una base importante cuando entre la temporada”, dijo Viciedo, quien en el 2013 tuvo una temporada modesta (14 cuadrangulares y 56 carreras impulsadas), al acumular números inferiores a los del 2012, cuando bateó 25 jonrones y remolcó 78 carreras, ambas cifras tope.

Desde el momento de su contratación, el cubano ha sido visto como un bateador con desbordante talento ofensivo, pero que a veces se pierde en su impaciencia y en su intención de querer sacar la bola constantemente del parque, haciendo swing grande.

Esas características lo convirtieron en sus primeras campañas en las mayores en un bateador de rachas, en un hombre que por momentos parece capaz de acabar con cualquiera que tenga al frente y en otros luce como alguien quien caza mariposas.

Para buscar consistencia y conseguir el nivel que aspira para esta temporada, Viciedo, además de ser más paciente y de tener una mejor selección de los pitcheos, está reduciendo el radio de su swing.

“Lo fundamental es no hacerle mucho swing a la bola en dos strikes, aunque de vez en cuando se puede ir un swing mal hecho. Estamos ahora trabajando en eso, en no hacerle el mismo swing a la bola cuando estamos en dos strikes al que le hacemos cuando está comenzando el conteo. Vamos mejorando en eso”, expresó.

Hasta el momento las pruebas que ha realizado Viciedo, con los ajustes que le está imponiendo a su ofensiva, le han dado resultados positivos en la pretemporada, en la que registra promedio al bate de .286, con tres dobles y una carrera remolcada.

Esos dividendos le han dado la confianza para entusiasmarse más en el plan que ha estado trabajando con Steverson.

“Cuando a uno le salen bien las cosas en el spring training, uno sabe que el trabajo que está haciendo es bueno. Eso es un buen avance, aunque el spring training uno lo coge para prepararse y entrar en condiciones a la temporada”, dijo el cubano, quien agregó: “Creo que ha sido tremenda ayuda — el contar con Steverson — y seguiremos trabajando para que las cosas sigan bien en el transcurso de la temporada”.

Pese al esfuerzo que está haciendo Viciedo para aprovechar su calidad y capacidad ofensiva, éste asegura que no pierde su instinto agresivo a la hora de ir a batear.

“Lo mío es tirarle fuerte a la bola, pero estoy trabajando quitarle un poquito al swing para hacer más contacto a la bola. Eso no quiere decir que mi swing va a cambiar”, expresó.

Aunque su nombre ha estado sonando en las últimas semanas en rumores de cambio, el cubano dijo no saber nada de eso y que si es así pues él no tiene nada que hacer, más allá de jugar pelota.

Viciedo no quiere que en estos momentos nada le estorbe, ni se interponga en esa preparación y mentalidad que tiene para hacer de esta campaña la mejor de su carrera.

Publicado en ESPNDeportes.com por Billy Russo.

Related posts

Deja un comentario