Dominicana gana invicta el Clásico Mundial

Robinson Cano celerbates after defeating Puerto Rico to win the Championship Round of the 2013 World Baseball Classic at AT&T in San Francisco, California. (Source: Thearon W. Henderson/Getty Images North America)

República Dominicana conquistó la corona en el III Clásico Mundial de Béisbol, al superar este lunes a Puerto Rico con pizarra de 3-0, en choque efectuado en la ciudad estadounidense de San Francisco.

La escuadra dominicana apeló nuevamente a la solidez de su cuerpo de lanzadores, liderado por el ganador del encuentro Samuel Deduno -apenas dos indiscutibles permitidos en cinco entradas de actuación- y el matador Fernando Rodney, quien se adjudicó su séptimo salvamento en el certamen.

Con apenas tres imparables conectados en el desafío, el elenco puertorriqueño se fue en blanco en 11 comparecencias al bate con corredores en posición anotadora, para encajar su tercera derrota en la magna cita beisbolera ante los nuevos monarcas, tras los desenlaces de 4-2 y 2-0 en rondas precedentes.

Único invicto en la contienda, con balance de 8-0, el seleccionado de República Dominicana garantizó el éxito en la primera entrada con par de anotaciones ante el lanzador derrotado Giancarlo Alvarado, por intermedio de doblete de Edwin Encarnación con dos compañeros en las almohadillas.

Erick Aybar remolcó la otra carrera del encuentro en el quinto episodio mediante doble al jardín derecho que abrió las puertas de la goma a Alejandro De Aza, esta vez ante los envíos del relevista Hiram Burgos.

A pesar de caer en tres ocasiones ante el colectivo dominicano a lo largo de la justa, Puerto Rico protagonizó loable faena al llegar a la final, tras dejar en el camino a potentes rivales como Venezuela, Estados Unidos y Japón, este último monarca de las ediciones anteriores del Clásico Mundial en 2006 y 2009.

Dominicana puede presumir con un título

Con todo, faltaba el campeonato en una gran cita internacional para acabar de inflar el pecho. Eso llegó el martes por la noche, al conquistar el título de la tercera edición del Clásico Mundial de Béisbol.

La consagración fue enfática, con una marcha inmaculada de ocho victorias en los partidos que disputaron.

“Este es el mejor regalo que le podemos dar a la República Dominicana”, dijo el manager Tony Peña, luego de atender una llamada de felicitaciones del presidente Danilo Medina.

“Vamos a disfrutar cada momento, porque no sabemos si este grupo podrá juntarse otra vez. Yo lo dudo”, añadió.

La expectativa por el Clásico alcanzó ribetes excepcionales en la República Dominicana, con Peña diciendo que el país se paralizó.

Unos 50.000 fanáticos se congregaron para ver el juego en pantallas de televisión instaladas dentro y fuera del Estadio Quisqueya de la capital, Santo Domingo.

El jolgorio se hizo sentir bajo la lluvia en el AT&T Park de San Francisco, ciudad donde los hermanos Felipe, Jesús y Mateo Alou hicieron historia al actuar como jardineros de los Gigantes durante varios juegos.

“Mañana será feriado nacional”, dijo Moisés Alou, el gerente del equipo. “Esta es una victoria enorme”.

Alou y Peña fueron los responsables de asumir el desafío de enterrar el amargo recuerdo de hace cuatro años, cuando el seleccionado decepcionó al quedar eliminado en la primera ronda.

“Cuando me nombraron manager del Clásico, yo dije que bastaba ya que la República Dominicana, siendo de los países que produce más jugadores de béisbol, pasara vergüenza”, dijo Peña. “Gracias a Dios que este grupo de hombres logró lo que nosotros queríamos: poner a nuestro país en lo más alto. Este trofeo lo dice todo”.

En medio de tantas actuaciones individuales y colectivas, la figura principal fue Robinson Canó. El segunda base de los Yanquis coronó un Clásico de ensueño como el Jugador Más Valioso del torneo al batear para .469 (15 de 32) con dos jonrones, seis remolcadas, seis anotadas y dos dobles. Batió el récord de más hits en una sola edición.

“Esta noche vamos a celebrar y también mañana, y el jueves nos vamos a preocupar de los entrenamientos de primavera”, dijo Canó.

También sobresalió el cerrador Fernando Rodney, con una cifra ré cord de siete salvamentos. El bullpen simplemente no dio libertades, culminando el torneo con una racha de 25 innings y dos tercios sin permitir anotaciones. Los lanzadores quisqueyanos toleraron apenas seis carreras limpias en sus últimos cinco juegos, neutralizando a la oposición a un promedio al bate de .134. La efectividad de todos sus pitchers fue la mejor del certamen, con 1.75.

“Finalmente pudimos hacer lo que todos esperaban en Dominicana”, afirmó el torpedero José Reyes. “Nunca hubo duda alguna. Siempre confiamos en nuestro talento”


Related posts

1 Comment

  1. Jordan Garry Prince

    Muchas felicidades para los peloteros de este equipo de Rèpùblica Dominicana,su cuerpo de direcciòn y sus fanàticos por este brillante triunfo. Tambièn felicitamos a los puertorriqueños, quienes fueron dignos rivales.
    Arriba, la pelota latinoamericana!!!!

    Reply

Deja un comentario