Dos leyendas que inspiran a Chapman

Adolfo Luque, Tony Perez y Aroldis Chapman

Llegaron los playoffs de las Grandes Ligas, momento en el que algunos peloteros se erigen como leyendas del béisbol y en el que las decisiones de los managers adquieren una importancia suprema que los expone al escrutinio en cada momento.

Tras celebraciones, hazañas y momentos memorables que dejó la ronda regular; a partir de hoy se pasa la página de un libro en el que poco importa quienes concluyeron al mando de los lideratos individuales o los equipos que dominaron de principio a fin en cada división.

Esta tarde todo comienza desde cero y con cualquier error se puede desvanecer el sueño que iniciado en febrero, cuando los campos de entrenamiento abrieron sus puertas.

A partir de este año, el telón de la postemporada subirá con los careos de eliminación directa entre los dos comodines de cada circuito. Los Orioles visitarán esta noche a los Rangers; mientras que los Cardenales medirán fuerza con los Bravos.

Los dos clubes que resbalen se marcharán a casa con las manos vacías; mientras que el par de ganadores obtendrán el derecho de participar en las series divisionales junto con los seis dueños de los banderines: Yanquis, Tigres, Atléticos, Nacionales, Gigantes y Rojos.

Precisamente estos últimos se convirtieron en el primer equipo en Grandes Ligas que aseguró el pase a la postemporada cuando el 20 de septiembre derrotaron a los Cachorros de Chicago con marcador de 5-3.

Uno de los pilares del equipo fue el cerrador cubano Aroldis Chapman quien se erigió en azote de los bateadores contrarios en las postrimerías de los encuentros, salvando 38 partidos y llevando a su equipo por décimocuarta ocasión a la postemporada.

Cincinnati tiene 5 campeonatos de Serie Mundial (1919, 1940, 1975, 1976 y 1990), 9 títulos de Liga Nacional, 9 banderines divisionales (7 en el Oeste NL y 2 en Central NL), además del gallardete de la American Association en 1882.

Los Reds jugaron su primer Serie Mundial en 1919 y vencieron 5 juegos a 3 a los Medias Blancas de Chicago. Ese Clásico de Otoño sería justamente el del “Escándalo de los Medias Negras”, donde ocho de los jugadores de Chicago, venderían la serie, lo que mancharía el título de Cincinnati.

En aquella ocasión otro lanzador cubano, el habanero Adolfo Luque puso su granito de arena en la victoria de los Rojos trabajando cinco capítulos en blanco como apaga fuegos en la Serie, tolerando apenas un imparable y propinando seis ponches.

Con esta actuación Luque, se convirtió en el primer pelotero latinoamericano en jugar una Serie Mundial. “El Orgullo de La Habana” volvió a lanzar en la Serie Mundial de 1933 con los Gigantes de Nueva York.

De los cinco títulos en Series Mundiales obtenidos por los Reds, dos fueron en forma consecutiva en los años 1975 y 1976. El cubano Tany Pérez fue un miembro clave de la llamada Gran Maquinaria Roja (“Cincinnati’s Big Red Machine”) que logró tal azaña.

Todos respetaban la habilidad del cubano para batear de hit en el momento oportuno, y arreó con tres cuadrangulares en la Serie Mundial de 1975, incluido un bombazo de dos carreras en el juego 7 frente a los Medias Rojas de Boston.

Tany Pérez fue inducido en el Salón de la Fama de los Cincinnati Reds en 1998 y en 2000, fue elegido para el Salón de la Fama del Béisbol.

Cuando este sábado, 6 de octubre de 2012, los Rojos comiencen su andar en la postemporada el ejemplo de leyendas como Luque y Pérez guiarán los pasos de Aroldis Chapman.


Related posts

Deja un comentario