Efectividad de Contreras en picada

FILADELFIA – Pasaron más de dos meses desde el inicio de la temporada para que José Contreras permitiera su primera carrera limpia, pero desde entonces, las puertas se han abierto.

El veterano inicio esta campaña como cerrador de los Filis de Filadelfia , el mismo día que el equipo anunciara que el estelar lanzador Brad Lidge, comenzaría el año en la lista de lesionados debido a una dolencia en su hombro derecho.

Pero después de ocho salidas inmaculadas, el cubano inesperadamente, pasó a la lista de lesionados. Contreras había tirado ocho ceros en igual número de presentaciones, yéndose de 5-5 en oportunidades de salvamento.

Durante su rehabilitación, incursionó por las ligas menores, cuando lanzó con el equipo Clearwater Threshers, de Clase A, afiliado a los Filis, donde fue duramente castigado, a tal punto, que solo pudo sacar dos outs en la primera entrada, permitiendo cuatro sencillos y tres carreras limpias, con 21 lanzamientos para el plato.

Hace unos días los Filis anunciaron su incorporación al bullpen, pero su regreso no ha sido nada halagüeño.

“Su fuerza en el brazo no es la máxima”, dijo el entrenador de pitcheo, Rich Dubee de Contreras, cuya velocidad de su recta de cuatro costuras ha bajado un 1.5 mph desde que regresó de la lista de lesionados. “No estoy seguro de que está plenamente confiando todavía.”

El manager Charlie Manuel, dijo que Contreras presenta además cierta rigidez en el cuello, pero cree que no haga falta mandarlo la lista de lesionados otra vez.

Sea cual sea el problema, las cosas no le salieron nada bien a Contreras en sus últimas tres salidas.

El 5 de junio, el cubano permitió su primera carrera del año, cuando los Piratas le anotaron una en apenas un tercio de entrada de trabajo.

El jueves, Contreras permitió otra carrera mientras trataba de cerrar la octava entrada. La misma resultó ser costosa pues una innig más tarde, Ryan Madson, permitió un jonrón para empatar el partido.

Pero la debacle sucedió el viernes, cuando entró con una ventaja de siete carreras en la octava entrada y permitió que los cuatro primeros bateadores a los que se enfrentó se embazaran, dos por hits y dos por boletos.

Todos ellos anotaron posteriormente y los Cachorros estuvieron cerca de borrar la desventaja en el marcador.

De un golpe y en solo cinco días, el promedio del pinareño se elevó de 0.00 a 4.26.

“Estoy preocupado por él”, dijo Manuel. “Él tiene que ser un poco más agudo. Sus condiciones están ahí, pero sus lanzamientos no llegan al plato como desearíamos. No con la fuerza que quisiéramos.”

Related posts

Deja un comentario