Clásico Mundial: mitad verdad, mitad mentira

David Ortiz y Albert Pujols durante la Serie Mundial 2004. (Stephen Dunn/Getty Images Sport)

Por: Jesús Hernández Villapol.

Los amantes del béisbol esperan con ansiedad el inicio del Clásico Mundial que comenzará en menos de un mes, pero con la duda de si volverá a ser “un torneo, mitad verdad, mitad mentira”.

En su fase final la competencia tendrá asiento en Asia y América, con la presencia de 16 equipos. Previamente en la ronda clasificatoria, también hubo eliminatorias en Europa y en los continentes antes mencionados, lo cual le ha dado un verdadero carácter universal.

La idea del WBC (Word Béisbol Classic) auspiciado por la Mayor League Baseball, surgió con el objetivo de llevar a los diamantes a los mejores peloteros del mundo vistiendo las camisetas de sus respectivos países de origen, algo así como lo que ocurre en las Copas del Mundo de Fútbol, que se convierten en verdaderos espectáculos de trascendencia deportiva y social.

Sin embargo las dos versiones precedentes se han quedado a medias en su intento de emular con el deporte de las multitudes, donde cada selección incorpora a sus principales estrellas en óptima forma deportiva, algo que el Clásico no ha podido lograr por diversas razones.

En primer lugar la fecha de realización coincide con el inicio de los campos de entrenamientos de las Grandes Ligas de Estados Unidos, etapa preparatoria para la nueva temporada, en que los jugadores y sobre todo las estrellas comienzan a estirar los músculos para entrar en forma después de unas largas vacaciones.

Esa fue la causa por la que figuras reconocidas como los dominicanos Albert Pujol o David Ortiz, entre otros, mostraran apenas destellos de su calidad, ante la deuda de entrenamiento.

Por ejemplo Papi Ortiz, con promedio de 285 al bate en 15 temporadas en las Mayores, solo produjo para 150 en el Primer Clásico y para 250 en el segundo, mientras que Pujols, el más recio bateador de la última década, con cifras históricas de 325, en 12 series, compiló para un discreto 286, en el 2009.

Otro elemento está en la ausencia de varios jugadores de primer nivel debido a la negativa de sus organizaciones o por propia decisión, atendiendo a sus intereses deportivos y económicos, al tener a la vista un gran contrato o al no querer arriesgar ante la posibilidad de una lesión en la etapa previa de la temporada regular de las mayores.

Resultan ilustrativas en este caso las palabras del venezolano Miguel Cabrera, ganador de la triple corona de bateo el pasado año en las Grandes Ligas, quien señaló “que el Clásico le interesa a la mayoría de los jugadores… Lo que pasa es que la participación de algunos peloteros depende también de la situación en que se encuentren sus contratos…si les toca un año en que enfrentarán un arbitraje salarial o la agencia libre, prefieren enfocarse principalmente en la temporada que viene ya”.

Recientemente fue el estelar lanzador venezolano Félix Hernández, ganador del premio “Cy Young” de la Liga Americana en el 2010 con los Marineros de Seattle quien desistió de participar, por estar en proceso de firmar el contrato más grande de la historia para un lanzador.

Otros casos son los japoneses Yu Darvish e Ichiro Suzuki. De mutuo acuerdo con su equipo los Vigilantes de Texas, Darvish determinó ausentarse por el excesivo trabajo que tuvo en su primera campaña en la Gran Carpa , en la que lanzó casi 200 entradas, con una excelente marca de 16 triunfos y 9 derrotas. En tanto Suzuki, a sus casi 40 años prefirió realizar una dosificada preparación para un nuevo año con la plantilla de los Yankees.

Solo el terreno de juego dará la razón si es el Clásico Mundial el torneo que todos queremos o donde equipos como Japón y Corea del Sur, como lo demostraron en las dos ocasiones anteriores y Cuba llevan ventaja por llegar mejor preparados y con el importante trabajo de cohesión entre los jugadores en deportes colectivos.

En el caso particular de Cuba tendrá ese elemento a favor, unido a su experiencia y talento para jugar torneos cortos, pero en contra estará la poca frecuencia con que enfrenta a lanzadores de calidad, que exhiben un amplio repertorio y velocidad. Su cuerpo de lanzadores, aunque en los últimos torneos internacionales de la Federación Internacional de Béisbol (IBAF) no ha estado mal, constituye otro de sus puntos débiles.

Equipos como los de República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico y México tienen como elemento positivo, que algunos de sus jugadores estuvieron en la recién finalizada Serie del Caribe, lo cual asegura que se encuentren bien. Sin embargo, otros como los de Estados Unidos y Canadá son una incógnita en cuanto al estado de forma de sus jugadores y porque además, nuevamente se reunirán como equipo, a escasos días de la voz de a jugar.


Related posts

4 Comments

  1. TTE

    Muy buen artículo, aguzado y escrito con mucho tino.
    Ya se está en la cuenta regresiva para el comienzo del evento. En breve se despejarán entonces muchas incógnitas.

    Reply
  2. margarita

    totalmente de acuerdo, a veces muchas personas no entiende esos detalles y juzgan sin argumentos a los que deciden no particpar. Además para la MLB el Clásico es un certamen que está en segundo plano.
    Gracias

    Reply
  3. garcia

    Descubro este sitio hoy y me ha dejado bastante buena impresion .Este articulo en particular me parece muy bien escrito,pensado,balanceado y claro.Si creo que el clasico, mitad mentira , mitad verdad es lo mejor q ha surgido como torneo internacional en lo q a baseball se refiere.Esperemos q con el tiempo se covierta en un torneo mas serio y sea mas de verdad q de mentira por el bien del baseball internacional.

    Reply

Deja un comentario