El potencial de Puig es ilimitado

Yasiel Puig #66 of the Los Angeles Dodgers celebrates as he runs to first after hitting a walk off solo home run in the 11th inning against the Cincinnati Reds. (Stephen Dunn/Getty Images)

Es fácil hacer una lista de las razones para quedarse con Giancarlo Stanton sobre Yasiel Puig: el poder descomunal de Stanton, su todavía relativa juventud (es apenas un año mayor que Puig), las preocupaciones — que son válidas — de que Puig podría no llegar a ser tan grande como él desearía.

Pero aunque todos sabemos el límite del juego de Stanton — él nunca va a poder ofrecer mucha defensiva y el aspecto de su ofensiva de que se poncha demasiado significa que probablemente nunca a llegar a ser un bateador de .300 (bateó .265 en los primeros cuatro años completos de su carrera) — los límites de Puig son desconocidos, y eso es exactamente lo que hace su futuro tan excitante como lo que hemos visto de él hasta el momento.

Recuerden esto: Puig no jugó en ninguna liga competitiva desde julio de 2011, cuando fue suspendido por su equipo cubano por intentar desertar, hasta la temporada pasada. A pesar de ese descanso, en su primera temporada en Estados Unidos llegó a Grandes Ligas tras apenas 63 juegos en liga menor y bateó .319/.391/.534. El mejor porcentaje de embase de Stanton en su carrera es de .365. El WAR prorrateado de Puig a lo largo de una temporada completa de apariciones en el plato lo habría colocado quinto en las mayores.

OK, hizo un par de tiros malos al hombre del corte. Su corrido de bases era un poco ansioso en ocasiones. Sí, condujo demasiado aprisa y se fue de fiesta hasta tarde con LeBron en South Beach. Él no es el primer jugador en disfrutar de la vida fuera del terreno. Pero vamos a olvidarnos de su comportamiento por ahora, especialmente considerando donde él estaba hace dos años. El chico juega duro, trajo diversión y energía al juego y su talento habla por si solo.

Él podría ser campeón de bateo; él podría ser campeón de cuadrangulares; él podría ganar un Guante de Oro en el jardín derecho (uno de sus tiros a la tercera base el año pasado fue medido en 95 mph). Todo eso es posible.

¿Podrá hacerlo? Esa es la gran interrogante.

La gente apunta a su caliente inicio y como su promedio de bateo se desvaneció luego de batear .443 en los primeros 27 juegos. Yo apunto a un chico que no consiguió ni un solo boleto en los entrenamientos primaverales y recibió tres bases por bolas no intencionales en su primer mes (junio) en las mayores, pero luego consiguió 10 pasaportes gratis en septiembre. Eso es una curva de aprendizaje rápida.

Quizás él no sea un jugador franquicia en el sentido tradicional de traer liderato al camerino, pero él es el tipo de jugador que yo me arriesgaría a utilizar de base para construir una franquicia.

Publicado en ESPNDeportes.com por David Schoenfield.

Related posts

4 Comments

  1. el cuerdo

    buen articulo, ESTOY DE ACUERDO!! te imaginarias unos Marlins con Puig, Abreu, Morales, Alexei, Jose Iglesias, Yasmani, Jose Fernandez y otros latinos no cubanos en ascenso y otros con experiencia, como levantaria el animo en esa ciudad, donde yo que soy fanatico de la pelota nunca he ido al parque por que no me veo representado con el equipo. A veces el orgullo y el amor tribal hace un equipo mejor que otro lleno de estrellas apaticas.

    Reply
    1. El Goyo

      Desgraciadamente la especialidad de los Marlins(los dueños) es desarmar buenos equipos, y no armarlos…a todos nos encantaria ver eso, creo

      Reply
  2. PEDRO PABLO

    Todo eso esta muy bonito pero las reglas aqui son otras bien lo dijo el gollo ese es el estilo de los dueños de los marlins,por tanto soñar es bonito y nada mas.SALUDOS

    Reply

Deja un comentario