Header Banner

El regreso del Rey Ordóñez a La Habana

Rey Ordonez set a record, playing 101 consecutive games without a fielding error (Photograph By Getty Images)

(OnCuba) – Rey Ordóñez está de vuelta en La Habana, su ciudad natal. Esa que desde los interiores del legendario Cerro fraguó a uno de los short stop más espectaculares que ha visto pasar la Major League Baseball.

Ordóñez ha regresado dos décadas después de su adiós, de su inesperada y, en ese tiempo, intrascendental despedida. Y no porque Rey no haya trascendido en el béisbol cubano, sino porque en aquel momento nadie hubiera sospechado la huella que dejaría tras su paso por la Gran Carpa.

Sus estiradas circenses recorrieron toda la América anglosajona y parte de Cuba. Ordóñez era puro histrionismo, mezcla de una mímica seductora y ampulosa, triturador de batazos por excelencia, un maestro del rolling, uno de los defensores más encantadores que ha pisado el ya desaparecido Shea Stadium y cuanta grama haya en las mayores.

“Desde el lunes, cuando saqué mi pasaje para Cuba, estoy con el corazón en la mano. Fueron 21 años sin pisar la tierra dónde nací, la tierra que me inició en la pelota. Yo soy del Cerro, de La Habana, y mi equipo es Industriales”, nos dice emocionado.

En la mañana de hoy, Rey Ordóñez le ha revelado a OnCuba un par de datos puntuales sobre su carrera: el paso por los Mets de New York y sus guantes de oro, su intempestiva salida de la ciudad, la segunda base con la que le hubiera gustado hacer combinación.


Related posts

Deja un comentario