El último lanzamiento de “El Duque”

Orlando “El Duque” Hernández se balancea sobre el montículo de los sustos, levanta con garbo la rodilla izquierda, tal alto que le podría susurrar un secreto, y luego envía una pelota danzante que llega al guante del receptor sin anunciarse. Tal vez ha sido el último lanzamiento del genial serpentinero cubano.

Hernández, de 45 años ha anunciado oficialmente su retiro de la pelota. Tras rechazar ofertas de las ligas de Venezuela, República Dominicana y Panamá, el derecho finalmente colgará los “spikes’ y dejará de atormentar a los bateadores.

“Creo que he decido retirarme y no jugar más a la pelota”, reveló durante una reciente visita al Sun Life Stadium previo a un juego de los Marlins. “Recibí ofertas, pero preferí quedarme en casa y dedicarle un poco más de tiempo a mi niño y a mi familia”.

Conocido por su forma peculiar de “pitchear” —un enloquecedor torbellino de piernas, brazos y lanzamientos inteligentes navegando desde ángulos imposibles— “El Duque” lanzó la primera pelota en aquel juego de los peces.

Estaba acompañado de una novenita, chicos entusiasmados de nueve años del equipo Caribbean Lions que dirige en la liga infantil de Tamiami.

“A esto me dedico ahora. A dirigir este team y a jugar golf”, precisó el serpentinero de Villa Clara, cuyo hándicap, asegura, figura en cinco. “Entrenamos tres veces por semana en Sweewater. Han jugado bien —se refería los Lions que observaron desde el terreno de juego la práctica de bateo de los Marlins. Por eso se merecen estar aquí”.

Cuando se le preguntó qué tipo de envío haría previo al partido, lanzó una curva retórica: “cualquiera cosa que pueda engañar al que no se pare en el home hoy”.

A lo largo de una relativamente breve, pero prolífica carrera de nueve años en las Grandes Ligas, el cubano engañó casi a todo aquel osado que se le enfrentó con un circense repertorio de curvas nunca antes vistas.

Tuvo marca de marca de 90-65 y efectividad de 4.13 y ganó cuatro series mundiales (1998, 1999 y 2000 con los Yankees y 2005 con los Medias Blancas).

En 1999 fue el Jugador Más Valioso de la serie de campeonato de la Liga Americana.

De acuerdo al portal de internet baseball reference.com, “El Duque” ganó poco más de $23 millones en las mayores

Hernández, astro del béisbol de Cuba con los Industriales, desertó de la isla en diciembre de 1997 y poco después fue firmado como agente libre por los Mulos.

No ha jugado desde 2007 cuando tuvo balance de 9-5 y efectividad de 3.72 con los Mets.

Manager y golfer —su medio hermano Liván también es un ávido aficionado de este deporte—, asegura sentirse mejor que nunca en esta etapa de su vida.

“Estoy feliz como una lombriz” apuntó.

Fuente: sun-sentinel.com

Related posts

1 Comment

  1. Jose E. Rubiera

    FELICIDADES, Es un gran lanzador y dio lo mejor de si en el terreno. Le deseo lo mejor en esta nueva etapa de su vida, Seguira siendo el DUQUE para sus seguidores.

    Reply

Deja un comentario