¡Escuchen! Chapman es el Cy Young

Jayson Stark | Espndeportes blogs – Si la temporada terminara hoy (algo muy poco probable), lamento tener que informar al Club de Fanáticos del Nudillero que el ganador del Cy Young de la Liga Nacional del 2012 no debería ser R.A. Dickey.

Asimismo, tampoco sería Johnny Cueto. O Jordan Zimmermann. O Ryan Vogelsong. O cualquier otra persona cuya descripción de trabajo incluya las palabras “lanzador abridor”.

No, señor. El ganador del Cy Young debe ser el primero, el único, Aroldis Chapman.

He votado en una media docena de elecciones para el Cy Young en los últimos años. Tengo que escoger a un ganador — para la columna escrita y tiempo de transmisión — cada temporada. Por eso entiendo que nuestra misión como votantes del Cy Young es simple. Sólo tenemos que responder a una pregunta sencilla.

¿Quién ha sido el lanzador más dominante en esta liga?

Amigos, si esa es la pregunta, ¿cómo puede haber una respuesta este año que no sea Aroldis Chapman?
Si usted habla con los bateadores sobre los lanzadores en la carrera del Cy Young, te dirán que admiran a Dickey. Respetan a Cueto. No les divierte enfrentarse a Zimmermann. No les interesa en lo absoluto batear contra el cerrador candidato, Craig Kimbrel. Pero, ¿sabes lo que piensan de Chapman? Lo puedo resumir en una palabra:

Miedo.

“Tantos muchachos en la actualidad lanzan a 100 (millas por hora)”, dijo Skip Schumaker, “pero nunca he visto a nadie con una recta como la suya”.

“Por un lado,” dijo mirando a un visitante que estaba aproximadamente a un pie y medio de distancia, “cuando lo enfrentan, se sienten (que lo tienen a una distancia) como yo de usted. Entonces comienza el lanzamiento, y es todo movimiento. Es grande. Es alto. Te lanza con los codos y las rodillas. Y aunque estés esperando la recta, es como si la tuvieras arriba incluso antes de que puedas pensar en ella. Nunca he visto una recta explotar de esa manera. Nunca. Es simplemente ridículo”.
“Ridículo” es una palabra excelente para describir los números que Chapman acumula este año.

. Comience con esta: 106 ponches, 25 hits. A menos que algo extraño suceda, los números de este hombre se proyectan a convertirlo en el primer lanzador de relevo de la historia con más de 110 ponches que hits. Demencial.

. Luego está la siguiente: Este hombre tiene un promedio de casi 17 ponches por cada nueve entradas (16.74, para ser exactos). ¿Cuántos otros lanzadores en la historia han hecho eso? Ninguno, por supuesto.

. Está bien, lo próximo: El promedio de bateo de los 216 bateadores que han tenido la desgracia de entrar en la caja contra Chapman este año es de un .127. ¿Quieres adivinar cuántos lanzadores en la era de la pelota viva han demostrado ser imbatibles en cualquier temporada de 50 entradas o más? Ni uno. (El récord es .133 contra Eric Gagne en su temporada ultra dominante del Cy Young en el 2003.)

. Mientras tanto, hablando de dominación de su liga: la ERA de Chapman contra la Liga Nacional este año — en 47 viajes a la lomita — es (¿estás listo para esto?) de 0.17. Eso significa 51.2 entradas, con una carrera limpia. Los bateadores de la Liga Nacional han bateado .099 en su contra (de 172-17). Se ha enfrentado a 190 bateadores en su propia liga. Sólo 34 han llegado a las bases.

. Luego están todos los ponches. ¿Te das cuenta que este hombre acumula más de cuatro ponches por cada hit que permite (4.24, para ser exactos)? Repito nuevamente, nadie ha hecho eso en un año en la que se lanzaran la misma cantidad de entradas. Sólo Gagne, en el 2003 (3.7) y Billy Wagner en 1999 (3.5) se han acercado un poco.

. Apuesto a que no sabías que Chapman tiene más ponches que los abridores de 11 equipos en el día de apertura… o que ha ponchado a más bateadores que dos de los lanzadores que integraron el equipo del Juego de las Estrellas (Matt Harrison, Wade Miley), así como Vogelsong … o que sobrepasaría a cuatro equipos en ponches (Atléticos de Oakland, Reales de Kansas City, Azulejos de Toronto y Rockies de Colorado).

. Ah, aquí está el factor decisivo: He oído a mucha gente que se refiere a Jered Weaver como el favorito para el premio Cy Young de la Liga Americana. Pero ¿adivinen qué? Chapman ha acumulado la misma cantidad de ponches en esta temporada que Weaver — en 81 entradas menos.
Increíble. Lo que hace todo esto especialmente increíble es que todo el mundo sabe lo que viene. Y sigue siendo la desesperanza.

“El tipo tira rectas”, dijo Schumaker. “Eso es más o menos todo. Es decir, de vez en cuando mezcla con sliders, pero cuando estás allá arriba, lo que recibes es su recta. Todo el mundo lo sabe. Y no sólo no le batean, ni siquiera se pone la bola en juego”.

¿Quieres hablar de dominio? Este hombre ha tirado 964 lanzamientos este año. Sólo un 9.9 por ciento de ellos (95) ha sido puesto en juego. Tienes que estar bromeando.

Sin embargo, yo no apostaría mi dinero del almuerzo a que Chapman se va a ganar este premio. ¿Sabes por qué? Debido a que el Cy Young se ha convertido en el premio de los lanzadores abridores, casi sin excepción. Solamente un relevista, (Gagne), ha ganado en los últimos 20 años.

Hace un par de años atrás hice una propuesta a la Asociación de Cronistas de Béisbol de los Estados Unidos de añadir un nuevo premio para honrar el mejor lanzador de relevo en cada liga. No porque crea que los relevistas son un grupo de muchachos con barba y citas divertidas que necesitan llenar sus vitrinas de premios. Es porque en las últimas dos décadas, los escritores han tenido bastante decidido el no votar por ellos. Para nada.

Cy Young. Jugador Más Valioso. Senador. Congresista. Premio ESPY. Cualquier cosa.

Se ha vuelto tan absurdo que el gran Mariano Rivera, uno de los jugadores más dominantes y marcadores de diferencia en los tiempos modernos, nunca ha ganado ninguno de nuestros premios. Ni siquiera ha estado cerca de ganarlo. ¿Cuán incomprensible es eso?

Si no hemos podido encontrar un premio que incluso podría ganar un lanzador de relevo tan grande como Rivera, parece que era cuestión de tiempo para que se inventara uno. Pero esa propuesta fue rechazada, por supuesto.

¿Y sabes qué me dijo la gente que se oponía?

Que si yo pensaba que un lanzador de relevo era tan bueno, tan dominante, que se merecía el premio Cy Young, pues que votara por él.

¿Sabes qué? Pensé que era un gran consejo, de tal manera que ahora asesoro a los votantes de todo el mundo a hacer exactamente eso.

La Fiebre de Cy Young de Aroldis Chapman. Agárrala, por favor.


Related posts

Deja un comentario