Fallece Rogelio “Limonar” Martínez

El ex lanzador Rogelio “Limonar” Martínez, una gloria del béisbol amateur cubano, falleció el lunes en Connecticut.

Martínez, que brilló en la pelota antillana con el club Deportivo Matanzas, falleció a los 91 años.

Durante su carrera amateur acumuló 49 victorias y 22 derrotas con 2.62 de efectividad con la novena matancera, ayudando a este equipo a ganar el título en la temporada de 1943.

Martínez vistió el uniforme del equipo Cuba en las Series Mundiales de 1941, 1943 y 1945 y terminó con récord de cinco victorias y una derrota con 1.37 de efectividad.

En aquella pelota amateur de la década del cuarenta, -la mejor del mundo- existió un trío de serpentineros que defendió los colores del Club Deportivo Matanzas dirigido por Pipo de la Noval, que le llamaron “Los Tres Mosqueteros”.

Ellos fueron: Sandalio “Potrerillo” Consuegra, Angel “Catayo” González y Rogelio “Limonar” Martínez. Estos tres colosos de la lomita siguieron en versión deportiva el ejemplo de Aramis, Athos y Porthos: “Uno para todos y todos para uno”.

Una de las hazañas de “Limonar” en el amateurismo ocurrió en la Serie Mundial de 1943, celebrada en La Habana, cuando pintó de blanco a México con sólo 63 lanzamientos, logrando un promedio de siete envíos por entrada.

Después de tener una brillante hoja de servicios en el amateurismo, Martínez decidió pasar al béisbol profesional y actuó en seis temporadas en la pelota cubana con los Alacranes del Almendares, Tigres de Marianao y Leones del Habana.

Sumó 16 triunfos con 3.09 de efectividad.

Participó en dos Series del Caribe (1952 y 1953), ambas con el Habana, logrando dos triunfos sin derrotas y con un promedio de carreras limpias de 1.53.

Rogelio lanzó con los Havana Cubans entre 1947 y 1950 y alcanzó una excelente marca de 38 victorias con 17 reveses y 1.83 de efectividad.

Llegó a Grandes Ligas a los 32 años de edad y su actuación se limitó a la temporada de 1950 con los Senadores de Washington, donde terminó con una victoria sin derrota.

Related posts

Deja un comentario