Gigantes ganan maratón de 18 entradas

Brandon Belt of the San Francisco Giants runs the bases after hitting a solo home run in the eighteenth inning against Washington Nationals during Game Two of the National League Division Series. (Rob Carr/Getty Images)

Brandon Belt y el resto de los Gigantes hicieron lo que han hecho tan bien en esta postemporada: jamás se rindieron, y buscaron el triunfo sin importar cuánto les llevara.

Incluso 18 innings.

San Francisco y Washington libraron un duelo tan largo que impuso un récord, hasta que Belt sacudió un jonrón frente a Tanner Roark en la 18va entrada, para que los Gigantes vencieran el sábado 2-1 a los Nacionales.

San Francisco cosechó su décima victoria consecutiva en la postemporada y tomó una ventaja de 2-0 en la serie divisional de la Liga Nacional, que conquistará el primer equipo con tres triunfos.

Es el juego que más tiempo ha durado en la historia de la postemporada, con seis horas y 23 minutos. En cuanto a los innings, empató la marca de playoffs impuesta por los Bravos de Atlanta y los Astros de Houston, que disputaron también 18 capítulos en una serie divisional de la Nacional, en 2005.

Los equipos se combinaron para utilizar 17 lanzadores y 24 jugadores en otras posiciones.

San Francisco puede resolver la serie el lunes, cuando será anfitrión del tercer duelo. Madison Bumgarner, quien lanzó una blanqueada ante Pittsburgh en el juego de comodines, enfrentará a Doug Fister.

Los Nacionales están a punto de caer inesperadamente y a las primeras de cambio. Washington conquistó la División Este y tuvo la mejor foja del Viejo Circuito, con 96 victorias. Pero después de perder dos compromisos por diferencia de una carrera, parece encaminado a ser una nueva víctima de los asombrosos Gigantes.

El abridor de Washington Jordan Zimmermann, lanzó pelota de tres hits y tenía una ventaja de 1-0 hasta la novena entrada. Se le retiró de la lomita luego de expedir un pasaporte a Joe Panik, con dos outs.

Buster Posey conectó después un sencillo ante el relevista Drew Storen, y el venezolano Pablo Sandoval añadió un doblete. Posey fue retirado en el plato durante el hit de Sandoval.

Ese out se ratificó tras revisar el video, lo que hizo necesaria la larguísima tanda de extra innings.

Asdrúbal Cabrera y el manager de los Nacionales, Matt Williams, fueron expulsados en la décima entrada. Cabrera azotó furioso su bate y su casco, luego que el umpire del plato Vic Carapazza le cantó el tercer strike. Acto seguido, el venezolano le gritó algo en la cara al umpire, quien lo echó.

Williams entró desde la cueva, alejó a su pelotero del umpire, mediante un empujón, y comenzó a increpar a Carapazza, quien también decretó la expulsión del piloto.

Yusmeiro Petit, subió al montículo en el duodécimo capítulo y brindó una labor de seis innings sin admitir carrera. El venezolano recibió un hit y ponchó a siete rivales para llevarse el triunfo.

Hunter Strickland se acreditó el salvamento, al dar trámite a la 18va entrada sin admitir carreras.

Roark, el noveno lanzador de Washington, comenzó a laborar en el 17mo episodio. Un inning después, lanzó una recta a 94 millas por hora, con la cuenta llena. Belt, quien se perdió 96 compromisos de esta campaña por la fractura de un pulgar y por una conmoción cerebral, hizo contacto con la pelota.

Acto seguido, Belt soltó el bate y admiró el vuelo de la esférica, que aterrizó en el segundo piso del graderío, detrás del jardín derecho. La multitud en la capital estadounidense enmudeció, y el final del partido comenzó a avizorarse.

Aquel otro juego de playoffs dirimido en 18 entradas fue ganado por los Astros, 7-6. Era el que más tiempo había durado, con 5:50 horas.

Como una curiosidad del destino, Tim Hudson abrió ese encuentro por Atlanta. Fue el lanzador que comenzó el duelo del sábado, por San Francisco.

Related posts

Deja un comentario