Gourriel Jr. sueña con llegar a Grandes Ligas

Lourdes Y. Gourriel #19 durante partido escenificado en el estadio Latinoamericano entre los equipos Industriales y Guantánamo, perteneciente a la 53 Serie Nacional de Béisbol.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba podría tener un gran impacto no sólo en los peloteros cubanos actualmente en Grandes Ligas, sino también en aquellos que sueñan con algún día jugar en el mejor béisbol del mundo.

Uno de los jugadores que podría beneficiarse del allanamiento del camino para una vía legal para que los peloteros de las Series Nacionales de Cuba lleguen a Grandes Ligas es el hijo menor de una familia que es parte de la realeza del béisbol cubano, Lourdes Gourriel Jr.

El jugador de cuadro de 22 años, juvenil estrella del club Industriales, como lo fue en su momento su padre, Lourdes Gourriel, al igual que sus hermanos Yunieski y Yulieski Gourriel, quedó impactado al tener la oportunidad de conocer a los peloteros que fueron parte de la histórica gira de buena voluntad la semana pasada en la isla.

“Esto es la emoción más grande que me puede haber pasado a mí en mi corta carrera, conocerlos en persona”, destacó Gourriel hijo durante la clínica deportiva celebrada en el Estadio Latinoamericano el miércoles pasado, a la cual asistió al no poder viajar con su equipo durante su gira fuera de casa por molestias en una pierna.

“Estaba hablando con Jon Jay, que no es lo mismo verlos que hablar con ellos y saber lo que piensan y lo que uno puede llegar a ser. Eso le da uno un poco más de emoción, saber que son personas igual que nosotros, que piensan igual, sólo que juegan en otra liga y al final ese es el sueño de cada uno, jugar en esa liga”, agregó el infielder, que ha acumulado un promedio de bateo de .323 con 11 dobles y ocho cuadrangulares en 44 partidos esta temporada con Industriales.

“Me siento dichoso con esta oportunidad que he tenido yo con sólo 22 años, y es una lástima que los mismos jugadores de nuestra liga no estén cerca, porque están jugando en otra provincia ahora, pero por lo menos estoy yo en representación de ellos”.

Gourriel tuvo la oportunidad de compartir e intercambiar ideas con los ocho peloteros que viajaron a la isla caribeña como parte de la comitiva de béisbol, en particular con el cubanoamericano Jon Jay, el estelar toletero dominicano Nelson Cruz y el astro venezolano Miguel Cabrera, al igual que sus compatriotas cubanos Yasiel Puig, Jose Abreu, Brayan Pena y Alexei Ramirez.

“El primero que vi fue a Nelson Cruz, estaba caminando hacia mí en el túnel y me decía a mí mismo, no puede ser, no puede ser, y le di la mano y me habló normal y eso me impresionó. Todo fue muy natural, al igual que Jon Jay, como si los hubiese conocido de toda la vida”, añadió. “He quedado impactado. Al igual que Brayan Peña y Alexei que la última vez que me vieron era pequeñito, fue un momento muy especial”.

El menor de los Gourriel ha estado siguiendo de cerca las carreras de los cubanos en Grandes Ligas y espera algún día tener la oportunidad de escribir su propia historia sin la necesidad de pasar por el difícil proceso de los desertores, que tienen que abandonar a sus familias para establecer residencia fuera de Cuba durante varios meses antes de comenzar a negociar con cualquier equipo estadounidense.

Y eventos como la gira de buena voluntad y la potencial celebración de partidos de primavera en su Estadio Latinoamericano hacen que Gourriel Jr. comience a soñar con algún día vestir un uniforme de Grandes Ligas, y quizás seguirle los pasos a una de las grandes estrellas del equipo Industriales, Orlando “El Duque” Hernández.

“Ahora nos vemos mucho más cerca nosotros de poder jugar con ellos”, sentenció Gourriel. “Desde los siete años ha sido un sueño para mí [jugar en Grandes Ligas], que sólo podía ver por videojuegos, y eso sería un sueño hecho realidad”.

Publicado en ESPNDeportes.com por Marly Rivera.

Related posts

Deja un comentario