Iglesias se prepara para próximo reto

Torpedero cubano Jose Iglesias en la temporada 2012 de las Grandes Ligas

Cada año, al inicio de los entrenamientos de primavera, la mayoría de los jugadores se presentan en buena forma como resultado del trabajo del invierno.

El prospecto José Iglesias, de los Medias Rojas, llegó bien temprano a los campos de entrenamiento y parece estar listo para impresionar en la venidera temporada.

Pero mientras Iglesias, de 23 años de edad, sigue siendo considerado un joven con futuro promisorio, ya no es una apuesta segura para convertirse en el campocorto regular de los Medias Rojas, pues el equipo firmó por un año al veterano infielder Stephen Drew.

Además, otros dos jóvenes torpederos, Xander Bogaerts y Deven Marrero, son considerados los mejores prospectos de la organización.

Sabiendo que no tiene garantizado un puesto en las grandes ligas, Iglesias trabajó duro en la temporada baja y ganó casi nueve libras de masa muscular, mientras que ha disminuido la grasa corporal.

“He tenido la mejor pretemporada de mi vida”, dijo Iglesias antes de salir para la práctica de bateo junto al veterano segunda base Dustin Pedroia.

Durante el invierno, Pedroia invitó a Iglesias a trabajar en Arizona durante unos días.

“Trabajé con Pedey y me dio algunos consejos. Esta fue una gran temporada baja para mí”, expresó Iglesias. “Me siento mucho más confiado porque he trabajado fuerte”.

Ahora su mentalidad al entrar en el terreno es un poco diferente de la que ha sido en el pasado.

“Paciencia y sólo trato de ser coherente con mi rutina”, aseveró. “He tenido una gran temporada baja y mantenerme saludable es lo más importante para mí en 2013”.

Iglesias admitió que se sorprendió cuando los Medias Rojas firmaron a Drew, pero que le sirvió como motivación para prepararse con vistas a la próxima temporada.

“No puedo controlar eso”, expresó Iglesias acerca de la firma de Drew. “Ellos van a hacer lo que sea mejor para el equipo. Tengo que trabajar más duro. Tengo que hacer todo lo posible para ser un mejor jugador y contribuir a ganar algunos partidos”.

Cuando se hizo evidente el pasado año que los Medias Rojas no llegarían a los playoffs, Iglesias fue subido desde Triple-A al equipo grande. El cubano jugó 25 partidos para Boston y terminó con promedio de .118, un jonrón y dos carreras impulsadas.

“Todos los días conocí algo nuevo jugando al nivel de las Grandes Ligas”, reafirmó. “En septiembre, tuve un momento difícil desde el punto de vista ofensivo, por lo que he aprendido mucho de eso. Todo esto me ha servido para ser un jugador más maduro”.


Related posts

Deja un comentario