¿Importados o nativos?

El lanzador cubano de los Toros del Este Raúl Valdés en acción. (EFE/Archivo)

Por razones de reglamentarias Raúl Valdés juega en los torneos locales como nativo aunque su formación como jugador ocurrió en su país de origen, Cuba.

La evolución que ha tenido el mundo del béisbol ha creado nuevos estatus de jugadores que provocan confusiones a la hora de enmarcar sus resultados en el circuito dominicano.

Este año el zurdo de los Toros estuvo en su décima campaña y si es considerado como extranjero empata con Tito Fuentes como los de mayor participación y ubicándolo en sus funciones de lanzador supera en ese sentido a Mickey Mahler que intervino en nueve. Algo similar ocurre con Francisley Bueno que este año ha jugado por novena vez en un torneo dominicano.

Con 77 aperturas y 340 ponches propinados Valdés está a cuatro y diez de empatar como el mejor de todos los tiempos con Mahler y obviamente tiene todas las oportunidades para colocarse en la primera posición. Estos logros los ha alcanzado en 397.2 entradas con lo cual asimismo consigue una posición privilegiada cuando se calculan los porcentajes.

Al finalizar la Serie Regular el cubano está únicamente por debajo de James Rodney Richard en promedio de ponches propinados por cada nueve episodios con 7.69 frente a 9.26 del norteamericano que trabajó en 241 entradas con las Estrellas en el decenio de los setenta. Si por el contrario situamos a Valdés como dominicano el valor de esas cifras se reduce ya que en las listas históricas se exige un mayor total.

Algo similar ocurre con Brayan Peña y Kendrys Morales, cuyos logros ofensivos poseen una elevada importancia si se comparan con los importados, pero pierden posición si se colocan entre los nativos. Ambos, al igual que Valdés son cubanos nacionalizados dominicanos que fueron reclutados en el draft del circuito.

En el caso de Peña los 47 batazos de doble mérito que ha acumulado y las 115 carreras que ha remolcado lo convierten en líder de todos los tiempos del béisbol invernal en ambos departamentos entre los de nacimientos y procedencia foránea.

Ahora existe una amplia amalgama de jugadores a ser divididos en categorías. Están los nativos que son reclutados por las franquicias de liga mayor, cuya formación es netamente local y son ampliamente mayoría. Asimismo están los nacidos aquí que emigran a los Estados Unidos y se forman allá siendo reclutados en el draft de las ligas mayores. Existen los hijos y nietos de dominicanos que nacen en Estados Unidos y por la reglamentación que rige en el circuito pueden participar localmente como nativos. A esa mixtura se agregan ahora cubanos como los mencionados, que tienen una voluminosa representación.

Ese tipo de situación originada por la misma evolución que ha tenido la actividad obliga aún más, que para cualquier tipo de análisis se tomen en cuenta las diferentes épocas vividas.

Publicado en barrigaverde.net por Tony Piña Campora.

Related posts

1 Comment

  1. gaito

    NO OLVIDAR Q vALDES TIENE EL RECORD EN CARRERAS LIMPIAS CON 0.75 EN UNA TEMPORADA EN LA LIGA INVERNAL DOMINICANA DE POR VIDA

    Reply

Deja un comentario