Jorge Soler enfocado en madurar

Jorge Soler. (Michael O'Day/Icon SMI)

El prospecto de los Cachorros de Chicago, Jorge Soler, recién comienza sus andares por el apasionado mundo de las bolas y los strikes, sin embargo hay un día en su corta carrera que jamás olvidará.

En el mes de Abril de la pasada temporada, cuando jugaba un partido con el equipo Daytona de Clase A, amenazó con un bate a un jugador en el dugout contrario, por lo que fue suspendido por cinco partidos.

“Hay que respetar el béisbol y a mis compañeros de equipo”, dijo Soler a través de un traductor el miércoles en la mañana durante los entrenamientos de primavera. “Fue un gran error que cometí. Pero aprendí de él.”

El incidente creó dudas acerca del carácter del joven cubano que firmó con los Cachorros por nueve años y 30 millones.

No obstante el nuevo manager de los Cachorros Rick Renteria tiene una impresión diferente del prospecto. “Muy tranquilo”, dijo Rentería. “No parece que la presión le afecte mucho.”

Cuando se le recordó el incidente de abril Rentería se limitó a decir. “Por lo que he visto, está muy integrado al equipo”.

Poco después de regresar de la suspensión, Soler sufrió una fractura en su pierna izquierda que acabó con su temporada prematuramente a finales de junio. Primero una suspensión, luego, una lesión. Bateaba .281 con un OBP de .343 además de ocho jonrones y 35 carreras impulsadas en apenas 55 juegos. Pero su temporada había terminado.

“Ha sido un año difícil”, dijo Soler. “Pero estoy trabajando duro para ser mejor. Estoy en buena forma. He estado corriendo mucho. No tengo dolor ni nada. Todo está al 100 por ciento.”

Al concluir su recuperación en el otoño participó en la Liga de Arizona y algunos evaluadores lo tildaron de perezoso, pero los Cachorros le habían indicado que no se empleara a fondo después de su lesión. A pesar de todo fue convocado para el juego de las estrellas de la Liga.

Soler no sería el primer jugador en perder un poco de interés y amor por el juego, después de firmar un jugoso contrato, pero él insiste que no es el caso.

“Yo no pienso en el contrato, cuando voy a jugar”, dijo Soler. “Todo lo que quiero es ayudar al equipo.”

Ser un pelotero de cinco herramientas a pesar de su juventud, fue la razón por la que los Cachorros lo firmaron con un contrato tan lucrativo. El cubano cumplió 22 años el pasado martes, así que tal vez la madurez demore un poco.

Soler comenzará esta temporada en Doble A, no obstante sigue trabajando duro para perfeccionar su bateo y para dejar enterrado en el pasado el peor día de su carrera. “Sólo tengo que calmarme”, dijo. “Eso nunca puede volver a ocurrir.”

Related posts

1 Comment

Deja un comentario