José Abreu y su comienzo histórico

Jose Abreu #79 of the Chicago White Sox prepares to bat against the Cleveland Indians at U.S. Cellular Field. (Jonathan Daniel/Getty Images)

El martes por la noche José Dariel Abreu dejó en evidencia que en poco tiempo se ha convertido en una de las estrellas de las Grandes Ligas.

El toletero cubano conectó ante los Dodgers de Los Ángeles su jonrón número 17 y fue el gran responsable de la victoria de los Medias Blancas de Chicago. El inicialista se mostró contento por su buen comienzo.

“Estamos orgullosos de las cosas que hemos obtenido hasta el momento y lo que tenemos que hacer es seguir trabajando para obtener los resultados que queremos”, aseguró.

El decimoséptimo vuelacercas llegó en 194 turnos al bate. Para poner en contexto, en sus temporadas de novato ni Barry Bonds (584 turnos) o Ken Griffey Jr. (506) alcanzaron esa cifra. Esto demuestra una capacidad nata de conectar la bola, teniendo en cuenta que el cubano estuvo 15 días en la lista de inactivos por una lesión en su tobillo izquierdo.

Una vez recuperado, Abreu vio solo dos días de práctica de bateo y regresó a los terrenos a seguir destruyendo serpentineros. Sin embargo, con mucha humildad el inicialista dijo no fijarse en logros individuales.

“No le presto mucho interés a esas cosas porque lo que más me preocupa es jugar como equipo y a la vez que obtengas los resultados como equipo, los logros individuales van a llegar”, aseguró.

Lo que no se puede negar es que, a pesar de ser un poco más viejo que el novato promedio (tiene 27 años), el poder de su bate se ha traducido perfectamente al picheo de la Gran Carpa.

“En realidad las cosas han salido por un buen trabajo que hemos hecho”, opinó.

Abreu prefiere compartir el crédito con sus compañeros, particularmente con la legión de compatriotas que han acelerado su proceso de adaptación. Los Medias Blancas cuentan con Alexei Ramírez, Adrián Nieto y Dayán Viciedo.

“Le debo un respeto y una felicitación a todos los cubanos que de una forma u otra me han ayudado a adaptarme lo antes posible y soy una persona con suerte de tenerlos en nuestro equipo”, indicó.

El primera base agregó que el impresionante presente de los peloteros de su país (Yasiel Puig, Yoenis Céspedes y José Fernández como los ejemplos más rutilantes) no es casualidad sino una muestra del talento que hay en la isla.

“Yo creo que es un reflejo de la calidad que sale de Cuba”, dijo. “Son importantes los logros que ha tenido mucha gente. Tenemos que darle gracias a Dios todos los días”.

Abreu también se mostró conforme con el presente de su equipo, que con la victoria del martes mejoró su record a 30-30, y de esta forma se pusieron a solo 4.0 juegos de los Tigres de Detroit por el liderato de la División Central de la Liga Americana.

“Hasta ahora los logros que hemos alcanzado han sido muy buenos pero no podemos flaquear en nada y hay que tener la mente bien fuerte para seguir obteniendo victorias”, aseguró. “Hay que jugar día a día y así vas a tener mejores resultados que los años anteriores”.

Hace exactamente un año Chicago tenía marca de 24-32, algo que demuestra la mejoría que ha visto el equipo desde la llegada del astro cubano. Los Medias Blancas están además a 1 juego de los Orioles de Baltimore en la lucha por el segundo comodín de la Liga Americana.

Publicado en ESPN.com por Rodrigo Azurmendi.

Related posts

Deja un comentario