La ausencia de Kendrys se hace sentir

ANAHEIM – Los Angelinos sobrevivieron muy bien en junio sin su joven primera base Kendry Morales, pero la pérdida del slugger se está haciendo sentir en el presente mes de julio.

Después de alcanzar el segundo mejor OPS (OBP + Slugging) de todos los equipos de la Mayores en junio, los Angelinos han caído al puesto 21 en cuanto a este importante parámetro se refiere en lo que va del presente mes.

Al iniciar la subserie con los Marineros de Seattle este viernes, el equipo angelino, tenía forja de 4-8 y su ofensiva había marcado menos de tres carreras en ocho de los últimos doce desafíos que disputó. Bateaba .234 como equipo después de tener una proyección en junio de 0.275.

A Morales se le retiró el yeso de su pierna la pasada semana, pero las esperanzas de que pudeda volver a finales de la presente temporada fueron refutadas por el mismísimo manager, Mike Scioscia.

En su segunda temporada como primera base titular, Kendry iba perfilado a conectar 35 jonrones y cerca de 123 carreras empujadas, cuando se fracturó su pierna izquierda en aquella fatídica celebración de su grand slam el 29 de mayo.

“Usted puede desear todo lo que quiera y fantasear acerca de cómo serian las cosas si el estuviera en la alineación, pero esto no va a cambiar nada, por lo que no tiene sentido hacerlo”, dijo Scioscia. “Todas las indicaciones que hemos recibido del doctor Yocum y demás especialistas que lo han visto, es que se necesitará tiempo para sanar y no hay más salida”.

Los jugadores que defienden las esquinas dentro del cuadro de los Angelinos – Mike Napoli, Kevin Frandsen, Madera Brandon y Paul McAnulty – promedian para solo .138 (de 13 por 94) en julio. McAnulty, que fue subido del equipo Salt Lake de Triple-A el 4 de julio, bateo este jueves dos hits, pero antes llevaba de 18-1.

“Mi trabajo es venir aquí y ayudar a este equipo a ganar de alguna manera”, dijo McAnulty. “No se puede esperar que alguien pueda llenar el espacio dejado por Morales”.

Kendry promedió .359 con 17 jonrones y 53 carreras impulsadas entre julio y agosto del 2009 llevando a los Angelinos a convertirse en el mejor equipo ofensivo después de la pausa por el Juego de Estrellas. El consenso es que Morales hubiera estado mejor en esta temporada, debido a que había ganado más confianza a la hora de empuñar el madero.

“Estaba bateando realmente muy bien,” dijo el lanzador Scott Kazmir. “Se podía apreciar que se sentía muy cómodo. Él estaba más familiarizado con el pitcheo de calidad”.

“Sin embargo, su defensa es lo que más hecho de menos. Se estaba convirtiendo en un guante de oro de gran calibre, de verdad.”

Related posts

Deja un comentario