La competividad contagiosa de Yasiel Puig

Yasiel Puig #66 of the Los Angeles Dodgers celebrates as he runs to first after hitting a walk off solo home run in the 11th inning against the Cincinnati Reds. (Stephen Dunn/Getty Images)

El manager de los Dodgers de Los Ángeles, Don Mattingly, considera que su jardinero derecho, Yasiel Puig, ha traído mucho más que energía, entusiasmo e impetuosidad, al equipo, desde su llegada a la institución de Chávez Ravine, el pasado 3 de junio.

Además, el pelotero cubano ha logrado contagiar a sus compañeros con una especie de competitividad, muy infecciosa, que ha estimulado el rendimiento de unos Dodgers que este viernes, con el zurdo Clayton Kershaw (14-8 y su notable efectividad de 1.92), enfrentan en el segundo de sus cuatro duelos, a los eternos rivales, los Gigantes de San Francisco, que responden con el también zurdo Madison Bumgarner (11-9, y una efectividad de 2.82).

“Yasiel ha despertado un ambiente de competitividad entre los demás jugadores, que han entendido que si no elevan su nivel de rendimiento, no van a poder jugar. Esa clase de competencia interna, no es mala, es saludable para el equipo que existan esos retos, en los que todos desean jugar, mientras que todo se mantenga dentro de un marco en donde prive el espíritu de grupo, de equipo. Al final final del día, se trata de grandes competidores, no es un asunto de ligas infantiles, donde la filosofía es que todos los niños jueguen. Aquí, solo si lo haces bien, vas a poder jugar y esa es una buena competencia para el equipo”, explicó Mattingly.

“Yasiel nos ha traído toneladas de energía, un ambiente de constantes emociones dentro del club, porque con su presencia, el equipo entró en una dinámica diferente”, siguió describiendo Mattingly, sobre la influencia del pelotero cubano, en un equipo que pasó del último al primer lugar en su división, virtualmente, intercambiando posiciones con los Gigantes, y que presenta marca de 62-28, desde la llegada de Puig a Los Ángeles.

“Su actitud ha energizado a todo el estadio, porque ha traído emoción a los aficionados. Aunque, también es cierto, que nadie se puede entusiasmar si no produces. Tu puedes llegar y jugar a la pelota muy duro, como muchos peloteros lo hacen, pero si no bateas algunos hits, si no haces los outs, no produces carreras, no robas algunas bases, como él lo ha hecho, pues simplemente, no vas a emocionar a nadie”, apuntó el timonel, sobre el elemento de la productividad.

Y en ese sentido, hasta los 87 partidos –sin incluir el jueves– en que Yasiel Puig ha vestido la número 66, batea para .340, con 16 cuadrangulares y 36 carreras impulsadas. Además, se ha robado 11 almohadillas.

“El ha logrado acaparar la atención en nuestro equipo, por la forma en que juega”, destaca Mattingly, quien añade: “Tenemos a jugadores que han estado aquí durante seis u ocho años y cuando ven a este muchacho jugar con esa energía y todo ese entusiasmo, entienden que resulta muy divertido, que es beneficioso para ellos”.

Finalmente, el dirigente de los Dodgers aseguró no estar precupado por el aspecto del desgaste físico, de su novato guardabosques derecho, o de que en algún momento dé muestras de fatiga.

“No lo creo. El es como un motor. Uno no puede preocuparse demasiado por el factor cansancio en un chico de 22 años. Sin embargo, si logramos pronto asegurar lo que estamos persiguiendo, podremos darles algún descanso a todos los jugadores y lograr que algunos otros se recuperen, físicamente”, concluyó Don Mattingly.

Publicado en ESPNDeportes Los Angeles por Rigo Cervantez.

Related posts

Deja un comentario