La presencia cubana en Grandes Ligas

Peter C. Bjarkman | HAVANA TIMES . Mientras el pasado mes el equipo nacional cubano proclamaba una muy necesaria credibilidad en el torneo de Haarlem, ex patriotas cubanos también hacían mucho ruido en los estadios más reconocidos de los equipos de Grandes Ligas.

Aroldis Chapman ha comenzado a mostrar la fama asegurada que muchos le pregonaban hace algunos años; mientras Yoennis Céspedes ha disfrutado, hasta el momento, de una campaña de novato notable, por no decir espectacular.

El veterano Liván Hernández también ha estado ocupado siguiendo varias de las marcas del pitcheo que habían estado en manos de algunos de sus compatriotas cubanos desde antes de la revolución del .59.

Ultimamente, dos recién llegados desconocidos, uno de ellos, un reciente .desertor. de la Liga Cubana, han llevado a 169 el número de atletas en llegar a la cima de las ligas mayores, provenientes de Cuba, la isla-nación amante del béisbol.

En las últimas semanas se ha conversado muchísimo sobre el trabajo de Chapman en el bullpen de Cincinnati en los círculos que debaten sobre el premio Cy Young. Parece que el rendimiento en el campo, con 28 juegos salvados en 32 presentaciones y 106 ponches en sólo 57 entradas, está comenzando a opacar algunas de las embarazosas situaciones fuera del campo del jugador. Durante esta temporada Chapman fue arrestado por manejar con una licencia suspendida y sufrió el callado robo de miles de dólares en joyas de su habitación en un hotel , perpetrado por una peligrosa acompañante femenina.

Céspedes, quien actualmente tiene 14 jonrones y .301 de average, sigue teniendo una presencia sólida en la alineación de Oakland, aunque él no va a tener los grandes números con los que soñaban algunos después de su buen comienzo en abril.

En Chicago, Dayan Viciedo, con 18 cuadrangulares, ha surgido poco a poco, como una estrella ofensiva más potente que su desvanecido compañero de equipo Alexei Ramírez, quien todavía posee un guante caliente, a pesar de su palo helado.

Kendry Morales ha vuelto a recuperarse después de dos años de lesiones; el 31 de julio entró a los libros de registro, cuando se convirtió en el tercer hombre en la historia de las Grandes Ligas en propinar jonrón por ambos lados del plato en la misma entrada, y el primero en hacerlo con un grand slam incluido).

José Contreras también se mantiene con la monótona edición de este año de los Filis, mientras Yunel Escobar, en Toronto, y Branyan Peña, en Kansas City, también han estado bastante productivos como jugadores importantes.

En el lado negativo están Yunieski Betancourt, bajado recientemente de los Royals al triple A de Omaha, y Yunieski Maya, ahora abridor triple A titular en Syracuse, que han desaparecido básicamente de la escena.

En la inauguración del pasado mes de abril, Yoennis Céspedes era el único novato de origen cubano, pero otros nueve compatriotas, más experimentados, también adornaron la lista de las grandes ligas. La lista incluía a Yonder Alonso (San Diego), Alexei Ramírez y Dayán Viciedo (Los Medias Blancas de Chicago), Kendry Morales (Los Angles de los Ángeles), José Contreras (Filis de Filadelfia), Yunieski Betancourt y Brayan Peña (Kansas City), Yunel Escobar (Toronto), y Aroldis Chapman (Cincinnati).

Desde entonces otros han subido de nuevo .Al Show., particularmente el lanzador veterano Liván Hernández, ahora con los Cerveceros de Milwaukee, y el joven y talentoso jardinero Leonys Martín, que debutó a finales de la temporada pasada con los Rangers de Texas que iban rumbo a la Serie Mundial).

Dos novatos de mitad de temporada, el receptor nacido en La Habana, Yasmani Grandal, y el jugador de cuadro nativo de Santiago de Cuba, Adieny Hechavarría, también incrementaron recientemente el número de jugadores cubanos de todos los tiempos en Grandes Ligas.

Hechavarría es el último de una lista de .desertores. talentosos que han abandonado la Isla en busca de mejores beneficios económicos en el circuito profesional de máximo nivel.

Grandal, por el contrario, dejó su país natal siendo un joven pre-adolescente, y aprendió a jugar béisbol en cuadros de Miami, convirtiéndose en estrella primero en Miami Springs High School y después en el programa beisbolero de la tradicional Universidad de Miami. Fue muy publicitada su selección en la primera ronda del .draft., duodécima en general, en 2010 por los Rojos de Cincinnati de la Liga Nacional, pero fue trasladado a los Padres de San Diego en diciembre de 2011 en una transacción de varios jugadores.

Hechavarría, de 23 años, es el más reciente .desertor. experimentado de la liga cubana actual en llegar a las Grandes Ligas. El versátil infielder jugó durante poco tiempo en el 2008 con el equipo cubano juvenil nacional, antes de desertar en México un año después.

Anteriormente estuvo durante tres temporadas en la Serie Nacional con el equipo de Santiago de Cuba, registrando un promedio de bateo de .248 (en 569 veces al bate), jugando la mayoría del tiempo como reserva con Las Avispas. Hechavarría aparece en los libros de récords de la Liga Cubana con el nombre de Adeinis, pero los medios de comunicación de Toronto lo han deletreado como podría ser enunciado en Cuba, con la reducción de la letra .s. final, que generalmente es .silente..

Su debut durante la pasada semana, el 4 de agosto, como tercera base provisional y torpedero de los Azulejos de Toronto ha seguido una campaña excelente de verano con la filial triple A de los Azulejos en Las Vegas, donde registró .312 de bateo en 102 juegos.

Desde el comienzo de la temporada de 2001 y hasta el momento, 29 peloteros cubanos han llegado a las Grandes Ligas, el mayor total en doce años desde la década de los sesenta. De esa cifra, 21 tuvieron experiencia de juego a nivel superior en su país natal.

Sin embargo, menos de doce se han jactado de obtener resultados considerables en la Liga Nacional Cubana, y sólo ocho, Céspedes, Leonys Martín, Maya, Chapman, Alexei Ramírez, Kendry Morales, Contreras y Danys Báez estuvieron con la escuadra titular de la selección cubana.

Aproximadamente otros doce jugadores de la Liga cubana están ahora en las menores de América del Norte o en la Liga Mexicana triple A, y un grupo todavía tiene posibilidades razonables de llegar a probar suerte en las Grandes Ligas.

De este grupo, Yasel Puig es el firmante reciente más notable. En julio firmó un contrato a largo plazo de $ 42 millones con los Dodgers de Los Ángeles, y ahora está realizando audiciones en la Liga de Novatos de Arizona; aunque el llamativo torpedero José Iglesias, propiedad de Boston, actualmente juagando con el triple A de Pawtucket, todavía puede reclamar un futuro más brillante.

Por otro lado, dos lanzadores altamente pagados parecen estar sobrevalorados, los zurdos Noel Argüelles, en Kansas City, y Geraldo Concepción, con los Chicago Cubs, hasta el momento han hecho cualquier cosa menos impresionar con sus actuales números ERA estratosféricos en las liga menores.

Quizás la historia menos vista este año, en la escena cubana en las Grandes Ligas, es la notable y continua productividad del lanzador aparentemente eterno Liván Hernández.

Ahora, con su décimo club de Grandes Ligas (dos veces con Washington) y en su decimosexta temporada, el robusto derecho sigue dando números que mejoran su estatura entre los más grandes de todos los cubanos en Grandes Ligas, incluidos los de antes de 1959 y los de después de la revolución.

Recientemente Liván llegó a más de 500 partidos en grandes ligas, alcanzando el octavo lugar en la lista cubana de todos los tiempos. Y sus 177 victorias, contra igual número de perdidos están detrás solamente de Luis Tiant, Mike Cuéllar y Adolfo Luque, mientras supera a gigantes del pasado glorioso de Cuba como Camilo Pascual y Pedro Ramos.

La mayor parte de su carrera Liván ha lanzado con equipos mediocres de Grandes Ligas y su total de ganados podría estar por encima de los 200 si ese no hubiera sido el caso. Tiene siete temporadas completas con un porcentaje encima de .500. Su total de 354 decisiones en ligas mayores es ahora la tercera mejor registrada por un jugador cubano de Grandes Ligas.

Liván llenó los titulares en el comienzo de su carrera al obtener el trofeo del mejor novato del año durante la temporada de 1997 y el trofeo de jugador más valioso en la Serie Mundial, y desde entonces ha estado escribiendo su nombre lenta, pero constantemente, en los libros de registro de Grandes Ligas.


Related posts

2 Comments

Deja un comentario