Lanzallamas Chapman seguirá de relevo

Los Rojos consiguieron los servicios del lanzallamas cubano Aroldis Chapman hace casi un año con la idea de que el zurdo podía encabezar su rotación abridora.

Eso probablemente suceda algún día, no se sabe cuándo. El fuego que tira el zurdo puede ser demasiado como para sacarlo de su rol de relevista en los innings finales, papel que cumplió en Cincinnati en el último mes de la temporada pasada.

Tanto el gerente general Walt Jocketty como el manager de los Rojos, Dusty Baker, han indicado que un rol en el bullpen está sobre la mesa para Chapman en el 2011.

“Es algo que estamos debatiendo”, dijo recientemente Baker en el programa Mad Dog de Sirius-XM radio. “Personalmente, lo veo en la parte trasera del bullpen. Es difícil encontrar a alguien que pueda sacar a los derechos y los zurdos de igual manera, con esa ‘gasolina’ que tiene. Y aún no han visto su lanzamiento rompiente y en cambio. Entonces, su potencial es increíble.”

Aun sin Chapman, la rotación de los Rojos luce bien profunda con Bronson Arroyo, el dominicano Edinson Vólquez, el también quisqueyano Johnny Cueto, Travis Wood, Homer Bailey y Mike Leake. Hay otros prospectos como Matt Maloney y Sam LeCure.

“Hemos hablado de ambas posibilidades”, dijo Jocketty acerca de Chapman. “Una posibilidad es que esté en el mismo rol. No se ha decidido definitivamente. Veremos cómo se ve el cuerpo monticular, la profundidad que tengamos y lo que más le convenga a él.”

En enero de este año, los Rojos ofrecieron más que varios otros pretendientes para procurar los servicios de Chapman por seis años y US$30.25 millones. Con su talento, muchos pronostican que será el as de la rotación en el futuro.

Con una experiencia mínima y aún ajustándose a la vida en Estados Unidos, Chapman fue inconsistente como abridor en Triple-A. Fue convertido en relevista en junio, con la idea de que podía ayudar al equipo grande de los Rojos en la recta final de la temporada.

En eso cumplió a carta cabal.

En 15 presentaciones como relevista después de ser subido a la Gran Carpa el 31 de agosto, Chapman tuvo 2-2 con efectividad de 2.03. En 13.1 entradas, el cubano de 22 años ponchó a 19 y otorgó cinco bases por bolas.

Pero los números que llamaron más la atención se trataron de la velocidad de sus pitcheos. De manera regular alcanzó las 100 millas por hora en el radar, y el 24 de septiembre en San Diego, registró el lanzamiento más rápido medido en la historia, con 105.1 MPH.

Si Chapman volviera al bullpen, muchos fanáticos pedirían que se convirtiera en cerrador de Cincinnati. Pero no se espera que eso suceda, ya que el veterano dominicano Francisco Cordero está bajo contrato para el 2011 por US$12 millones.

Related posts

Deja un comentario