Liván. El hombre mas afortunado

En unas horas, Liván Hernández se subirá en el montículo nuevamente frente a los Mets, y estaremos pendientes de uno de los hechos más sorprendentes en cuanto a suerte se refiere, en la historia de las Grandes Ligas.

Un vistazo rápido a su promedio de Carreras limpias 1.46 y el coeficiente xFIP (5.09) nos dice claramente que Liván ha sido muy afortunado en su trabajo. [xFIP: FIP Esperado. Simplemente se utilizan los “jonrones normalizados” en vez de los jonrones recibidos. Los jonrones normalizados se obtienen multiplicando los elevados recibidos por 0.11. Promedio en las mayores: 4.40.].

Pero profundizando un poco, nos damos cuenta que el cubano ha estado siempre caminando sobre la cuerda floja. En sus siete aperturas ha lanzado 49 y un tercio, pero solo nueve corredores de los 51 que se le han embasado han logrado llegar con vida al plato. Pero esto no es completamente exacto, pues sus contrarios le han pegado seis jonrones, por lo que se puede considerar que estos, nunca estuvieron en base, entonces podemos decir que de 45 hombres que han entrado en circulación solo tres han anotado. TRES DE 45, asombroso.

Pero lo más sorprendente es que el derecho no ha sido tan dominante con corredores en base. Liván se ha enfrentado a 71 bateadores cuando al menos hay un corredor en base y de ellos a boleado a nueve, ha ponchado a seis y le han producido por el cuadro en 47 ocasiones, sin embargo sus contrarios le batean para .054 cuando han logrado alguna conexión.

Analizando la labor de Hernández con corredores en posición anotadora, nos deslumbra su efectividad. De 38 bateadores con chance de empujar, solo uno le ha conectado de hit, y este fue sencillo. Sus oponentes llevan de 30-1 con siete boletos y un fly de sacrificio. Solo cuatro se han ido por la vía de los strikes.

Me imagino que debo escribir de esto mientras pueda, pues cada vez que Liván se suba a la lomita, existe la posibilidad que el milagro se esfume. Nadie puede sostener este ritmo por mucho tiempo y mas cuando es un pitcher que después de soltar la bola solo espera que al ser bateada encuentre en su camino a uno de os fildeadores.

Por ahora es una de las cosas más sorprendentes que he visto en un campo de béisbol.

by Dave Cameron – May 19, 2010

————————————————-

Liván Hernández volvió a lanzar de forma eficiente, pero esta vez debió abandonar el partido sin poder llevarse el triunfo.

En un juego donde el boricua Angel Pagán conectó un jonrón dentro del campo e inició una jugada de triple play, los Nacionales de Washington se llevaron la victoria el miércoles 5-3 sobre los Mets de Nueva York.

Hernández trabajó 6.1 episodios en los que permitió cuatro hits y dos anotaciones. Entregó tres boletos y ponchó a dos.

El cubano salió del partido en la parte alta del séptimo juego con el choque nivelado a dos. Los Nacionales marcarían tres más en el cierre de ese mismo episodio, la primera ante otro cubano, el zurdo Raúl Valdés, quien así perdió su primer encuentro del año.

Related posts

Deja un comentario