Liván lanza completo y gana por séptima vez

La carrera del lanzador cubano Liván Hernández en las Mayores no ha sido de las más llamativas ni exitosas. Durante su larga labor ha tenido una baja efectividad de 4.40 PCL y un FIP de 4.42. El FIP (Fielding Independent Pitching) es una estadística que permite medir la verdadera efectividad de un lanzador, en base a las cifras que realmente son responsabilidad del pitcher. En otras palabras, la fórmula alberga los cuadrangulares, los boletos y ponches.

El camino del Liván por las Grandes Ligas también se extiende a 2800 entradas en 15 temporadas. El derecho ha lanzado al menos 30 partidos cada año desde 1998. De alguna manera se las ha arreglado para ganarse un puesto en el roster de algún equipo cada nueva temporada.

El 2010, sin embargo, ha sido diferente. Antes de su 20ma apertura ante los Rojos, Hernández había mostrado un notable 3.27 PCL. Su HR/FB (Jonrones/Batazos de fly) es del 5,8% y el BABIP (Average de las bolas bateadas) de 0.276, mientras sus contrarios dejan un 76,2% de hombres en posición anotadora lo que indica que hay un poco de suerte involucrada aquí.

No obstante, Hernández ha lanzado muy bien, ha disminuido a 2.77 la cantidad de boletos por cada nueve entradas, manteniendo una tasa de ponches similares (4,73 K / 9) a las temporadas anteriores y ha obligado más a los contarios a batear de rolling.

La victoria de este jueves frente a los de Cincinnati, es una prueba más de su progresión en cuanto a HR/FB se refiere. Liván se enfrentó a los Rojos en el Great American Ballpark. Los locales lideran Liga Nacional en vuelacercas, en gran parte, debido a las características de su terreno y aunque no todo se le puede atribuir a las dimensiones del estadio, pues tiene bateadores como Joey Votto, Brandon Phillips, and Jay Bruce, no se puede negar que el Great American Ballpark es un paraíso para los jonroneros.

Liván volvió a dejar boquiabiertos a los más escépticos, pues salio airoso nuevamente trabajando toda la ruta del encuentro permitiendo solo una carrera y siete hits mientras ponchaba a cinco y no concedía boletos. Sin dejar de reconocer que los Rojos no tenían en su lineup a Scott Rolen y Joey Votto, el trabajo del cubano fue espectacular.

Quince de las 28 bolas bateadas contra Hernández fueron elevados, y sólo siete se convirtieron en sencillos inofensivos. Los Rojos tuvieron cuatro turnos al bate con corredores en posición de anotadora pero no pudieron concretar su ataque.

¿Ha descubierto la grandeza cubano Liván Hernández a los 35 años? Por supuesto que no, pero sin lugar a dudas esta va siendo una magnifica temporada para el.

“Quiero tener un buen año”, dijo Hernández al finalizar el encuentro. “Quiero salir y demostrar que hay mucha gente equivocada. Mis amigos y compañeros de equipo siempre me esta diciendo: ‘Tú eres un buen lanzador, puede lanzar’. Pero tengo que mostrarles a ciertas personas que no estoy acabado. Así que salgo con muchos deseos cada vez que voy al terreno de juego, pienso en eso y creo que me ayuda mucho.”

Related posts

Deja un comentario