¿Llegaron los traspasos a las Series Nacionales?

Joan Carlos Pedroso con el equipo de las Tunas en la 50 Serie Nacional. (Foto: Ricardo López Hevia)

La temporada de béisbol cubano, del próximo 2014, promete ser una muy dinámica en varios temas, comenzando desde que el inicio ha sido anunciado para octubre, la cantidad de juegos debe cambiar, al menos para la primera ronda, llegando a la más atractiva de todas sus novedades (así me parece), los traspasos de peloteros.

Las Series Nacionales tienen algunas (muchas) deficiencias promocionales, pues la afición se presenta por puro gusto a los estadios (nadie se encarga de publicitar esto, pues nuestro beisbol NO es un negocio), los uniformes son los mismos año tras año, solo contamos con jugadores, managers y árbitros cubanos (tanto equilibrio forzado agota) y los equipos dependen del desarrollo de sus talentos y sus propias canteras. Este último acápite está a punto de cambiar para siempre.

El traspaso más grande de la historia de las Series Nacionales acaba de ocurrir, el tercera base, el intermedista y el jardinero central de Sancti Spiritus, o sea los tres hermanos Gourriel, han sido dado de alta en el equipo Industriales, dejando a los Gallos con un gran vacío y convirtiendo a los Azules en una maquinaria ofensiva mucho más sólida.

Pero no solo los hijos de Lourdes son los que se mueven, pues Las Tunas, decidió botar el sofá y en vez de combatir sus problemas internos se deshicieron de Joan Carlos Pedroso, Yordanis Scull y Michel Brito, con la educada frasecita de “…no son interés de la provincia…”. De esta manera, esos tres peloteros quedan libres para ser seleccionados por cualquiera de los equipo que si estén “interesados”.

El fenómeno de hecho es mayor, pues por ejemplo Jorge Luis Barcelán, ex regular y cuarto bate de Metropolitanos en el 2012, jugador obligado al banco con los Industriales en el 2013, ya había tenido conversaciones con los espirituanos para trasladarse hacia esa provincia, en caso de que el movimiento de los Gourriel ocurriera. Barcelan también ha tenido conversaciones con Ciego y Mayabeque.

Esta situación había ocurrido en el pasado, pues recientemente estuvieron los Edilse Silva en Holguín, los José Raúl Alfonso con los Gallos y aun Johise Su juega con la Isla, mientras que en Artemisa están Víctor Muñoz y Yamil Ribalta, por citar ejemplos más frescos. Pero salvo que alguien decida cerrar la pila, el movimiento de los Gourriel crea un precedente sin par.

Varios peloteros viven en provincias distintas a las que juegan, las propias comisiones provinciales pudieran estimular, primero la fidelidad de sus atletas y luego la captación de otros, a la vez que no le sorprenda a nadie matrimonios sumarios que ocurran de la noche a la mañana y lleven implícito cambios de direcciones.

Quizás este sea yo, una vez más, soñando con un beisbol ideal, y no el controlado y autocensurado que tenemos, no obstante creo que si ha existido un momento propicio para que los traspasos ocurran en las Series Nacionales, es este. Ojala y muchos que han sido condenados a carreras en equipos que no valen la pena y/o no aprecian a sus deportistas, puedan ocuparse de sus vidas como atletas y busquen al mejor postor. Perdón, quizás decir mejores opciones.

Publicado en swingcompleto por Daniel de Malas Andreu.

Related posts

1 Comment

Deja un comentario