Los Dodgers “A lo cubano”

Alexander+Guerrero-Yasiel+Puig

Las comparaciones entre Alexander Guerrero y Yasiel Puig se hacen inevitables, si tenemos en cuenta su pasado común y su situación actual. Ambos son dos talentosos jugadores salidos de Cuba y que llegaron a Estados Unidos con el sueño de jugar el béisbol de más alto nivel en el mundo. Ambos fueron firmados por Los Dodgers de Los Angeles y jugarán juntos al menos por cuatro temporadas.

Sin embargo, como explica Dylan Hernández, del diario Los Angeles Times, ese es precisamente el punto donde terminan las similitudes. Salvo el hecho de que ambos deben ayudar a los Dodgers a ganar juegos en las venideras temporadas no tienen otros puntos en común ni dentro ni fuera del terreno.

Hablando de su salida de Cuba y sus sueños en las Grandes Ligas, mientras participaban en la caravana de servicio comunitario del equipo, Guerrero fue percibido como de voz suave y respetuosa, a diferencia de Puig que se mostró más fuerte y temerario.

De acuerdo con Guerrero sus estilos son diferentes. “En Cuba nadie juega con el nivel de agresividad, con el que lo hace Puig”, señaló.

Guerrero, de 27 años, llegó a Estados Unidos en una etapa diferente de su vida a la que llegó Puig, que desertó en 2012, cuando tenía sólo 21 años de edad.

El jugador de cuadro tiene una familia propia – una esposa y dos hijos pequeños que esperan la oportunidad para reunirse con él en Los Ángeles. Tiene responsabilidades más allá de cuidar de sí mismo, y como resultado, ha desarrollado una madurez que hasta ahora no se observa en Puig.

Alexander no tiene ese entusiasmo imprudente de Puig que introduce un elemento de riesgo para todo lo que hace.

La personalidad y mentalidad de Guerrero son una buena opción para los Dodgers, especialmente bajo las circunstancias en las que llega. Un torpedero toda su carrera, entra en los entrenamientos de primavera, no sólo para adaptarse a un nuevo país (sin su familia) y a una nueva liga, si no que debe asumir otra posición en el campo. Los Dodgers le están pidiendo jugar segunda base, y esta es una transición mucho más difícil de lo que parece.

Todos estos cambios y tensiones pudieran abrumar a cualquiera, pero Guerrero, quien habló con los medios de comunicación por primera vez durante la caravana de servicio comunitario de los Dodgers el viernes, confía en que puede manejarlo.

“Creo que sí”, dijo Guerrero acerca de la posibilidad de jugar el día inaugural en Australia. “En última instancia, es una decisión del equipo. Por mi parte, estoy trabajando tan duro como pueda.”

Esa sería la mejor manera de Guerrero para tener un éxito inmediato, pero tal vez su mayor impacto vendrá si establece a sí mismo no sólo como jugador, sino como una especie de modelo a seguir para Puig.

El Tunero pudiera transmitir los mismos mensajes que Puig ha estado recibiendo de sus compañeros de equipo y entrenadores de los Dodgers pero “A lo cubano” y esto es posible que tenga un poco más de efecto.

Eso no quiere decir que los Dodgers esperan que Guerrero desempeñe ese papel, o que quieran que Puig cambie por completo. Su estilo agresivo en el campo, aunque arriesgado, aporta emoción al juego y muchas veces le da ventaja sobre los contrarios. Pero la posibilidad de tener una influencia positiva sobre Puig parece ser interesante.

El tiempo dirá si algo por el estilo llega a pasar. Lo cierto es que, con el comportamiento de Puig, la tarea es mucho más difícil.

Related posts

Deja un comentario