Los errores frente a Boston cuestan caro

Jose Iglesias, left, can't make a play during Game 6 of the American League baseball championship series. (AP Photo/Elise Amendola)

Había un out en la séptima entrada y los Tigres de Detroit se aferraban a una ventaja de 2-1 frente a los Medias Rojas de Boston, en el sexto Juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Jonny Gomes ancló en la intermedia con un doble, Bogaerts Xander negoció su segundo boleto de la noche y Jacoby Ellsbury se encontraba en el plato.

Cuando Ellsbury disparó un roletazo por el centro del terreno, en la mente del torpedero José Iglesias ya estaba la idea de la doble matanza que salvaría la entrada.

“Le pegó duro”, dijo Iglesias. “Así que pensé que tenía el doble play.”

En el banco, el manager de los Tigres Jim Leyland también pensó lo mismo.

“Creo que podríamos haberlo logrado”, expresó Leyland. “Fue batazo muy duro, pero eso es parte del juego. No tengo ningún problema con eso. Pudimos haberlo logrado a pesar de que Ellsbury es un corredor rápido”.

No era de ninguna manera una jugada de rutina, pero tampoco era de las imposibles para el maravilloso José.

El cubano corrió desesperadamente, sobrepasó la segunda almohadilla y logró capturar la bola, pero quedó en una posición incómoda para pasársela al segunda base Omar Infante.

Por un instante la esférica se alojó en su guante, pero cayó antes de que este la pudiera agarrar con su mano derecha.

“La sentí en mi guante pero después cayó”, se quejó Iglesias.

El destino le jugó una mala pasada al joven campocorto, pues nada pudo cambiar lo que pasó después.

Con las bases llenas, Shane Victorino, que llevaba de 23-2 en la Serie de Campeonato, desapareció la pelota por encima del monstruo verde del Fenway Park, Iglesias y los Tigres pagaron caro su error con una derrota 5-2.

En el segundo partido de la misma serie, Iglesias también cometió una costosa pifia.

En la novena entrada, Jonny Gomes bateó un sencillo al cuadro, y avanzó a segunda por un mal tiro del habanero. El siguiente bateador, Jarrod Saltalamacchia, remolcó a Gomes, dando a los Medias Rojas la victoria 6-5.

En 164 lances en la temporada regular con Detroit, Iglesias había hecho sólo dos errores, la misma cantidad que cometió en seis partidos frente a Boston en la Serie de Campeonato. La postemporada es otra cosa.

Después de haber estado en el otro dugout la primera mitad de la temporada, antes de ser cambiado a los Tigres, “Candelita” sabía que Boston es de esos equipos que no perdonan los errores rivales.

“Quise hacer una gran jugada, pero, por desgracia, no pude”, señaló Iglesias. “De haberlo logrado todo hubiera sido completamente diferente”, dijo Iglesias. “Se hubiera acabado”.

Al mismo tiempo, el joven fue capaz valorar la temporada con su nuevo conjunto y apreciar la experiencia de los playoffs.

“Tenemos un grupo increíble “, dijo Iglesias. ” Muchos veteranos. Fue muy divertido todo este tiempo, incluso jugar en los playoffs. Por desgracia, no pudimos avanzar. Espero que podamos lograrlo el próximo año”.

Cuando se le preguntó si el juego le perseguiría durante la temporada baja, respondió fríamente: “Eh, nah”.

“Pero me alimentará”, dijo.

“Voy a aprovechar esta experiencia y volveré el año que viene más fuerte”, concluyó.

Related posts

Deja un comentario