Header Banner

Lucha cubana por el cetro de bateo

Alexei Ramirez of the Chicago White Sox is greeted by Dayan Viciedo #24 after scoring against the Tampa Bay Rays. (David Banks/Getty Images)

Alexei Ramírez y Dayán Viciedo, dos paisanos cubanos y compañeros de equipo con los Medias Blancas de Chicago, terminaron el mes de abril primero y segundo en la carrera por la corona de bateo de la Liga Americana.

Ramírez concluyó el mes de abril con promedio de .351. Sus 40 indiscutibles en lo que va de la temporada estableció una nueva marca para la franquicia de los Medias Blancas en hits conectados antes del primero de mayo.

El nativo de Pinar del Rio fue consistente a lo largo del mes. Este pegó imparable en 27 de los primeros 29 partidos en que jugó; eso incluyó comenzando la temporada con una racha de 17 juegos seguidos con hit — una nueva marca para el equipo. El record le pertenecía a Frank Thomas quien comenzó la temporada del 1996 con una racha de 15 partidos pegando hit. Thomas será exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown este verano.

“Gracias a Dios las cosas me han salido bien. Me he preparado bien acá y en Miami y aquí están los resultados”, dijo Ramírez a ESPNDeportes.com desde su casillero mientras se preparaba para tomar sus practicas de bateo antes de un desafío en Chicago entre los Medias Blancas y los Tigres de Detroit la última semana de abril.

El atleta de 32 años acredita su trabajo de invierno en el sur de la Florida con Ray Ordoñez y Juan Pablo Echevarría. Durante dichas sesiones, Ramírez se concentró en practicar su bateo contra lanzamientos que antes le era difícil batear. “Ahora bateo por los dos ángulos del terreno. Creo que me ha ayudado mucho”, explicó el bateador derecho quien está disfrutando del mejor comienzo de temporada en su carrera de 7 años en la Gran Carpa en los departamentos de jonrones (4), remolques (19), y carreras anotadas (17).

Viciedo le pisaba los talones de Ramírez en la carrera por el primer puesto en el listado de mejores promedios en la Liga Americana. Este terminó el mes con promedio de .348. El nativo de Remedios se encendió en la caja de bateo cuando su manager, Robin Ventura, le entregó la responsabilidad de patrullar el bosque derecho. Desde que lo nombraron el rightfielder titular del equipo, Viciedo tenia 24 hits en 64 turnos (.375) con ocho dobles en 16 encuentros.

El corpulento pelotero también le da crédito a sus labores de invierno por su buen comienzo. “Trabajé mucho en lo que es lo físico. Este año vine a los campos de primavera mucho mejor, no solo en el bateo pero en general”, explicó el pelotero de 25 años. El veterano de cinco temporadas en la Gran Carpa también mejoró su estrategia como bateador.

“En el bateo soy mas pasivo. No apurarme tanto. Hacerle swing a buenos pitcheos. Yo creo que eso es la clave. Desde el spring training vengo trabajando con eso y me ha dado resultados”, declaró el bateador derecho quien ha reducido su ritmo de poncharse a 15% de sus apariciones en la caja de bateo este año comparado a ritmos de 21% el año pasado y 22% en el 2012.

Viciedo se está gozando la rivalidad sana que tiene con Ramírez en cuanto al liderato de la tabla de promedio de bateo. “Es una cosa muy bonita. Dos cubanos ahí. Nos estamos ayudando todo el tiempo y dándonos animo que es lo fundamental y eso es lo que nos va a sacar adelante”, comentó el guardabosque hablando de la importancia de marcar el paso como si ellos fueran maratonistas. Ramírez concuerda con su compañero de equipo.

“No es nada de rivalidad. Es de buena fe. Somos cubanos sobre todo y nos ayudamos”. El espigado campo corto entiende que es muy temprano para hablar de campeonatos de bateo. “El torneo es largo. Son seis meses de juego. Hay momentos donde vas a bajar, como en todo. Mi mentalidad está en el juego día a día. Si viene la corona, bienvenido. Mi prioridad es ayudar al equipo y estar en forma”, comentó el torpedero a quien le faltan cuatro hits para alcanzar 1,000 indiscutibles en su carrera en las Mayores.

Viciedo tampoco quiere anticiparse mucho pensando en títulos. “Yo solamente quiero ir a cada juego y hacer mi trabajo. Si estamos allí en la pelea, estamos. Pero no me gusta pensar mucho en eso”, manifestó el pelotero quien se encontraba quinto en promedio de llegar a base (.410) en la Liga Americana. Este reconoce que es cuestión de no bajar la guardia. “Me siento bien ahora. Hay que trabajar fuerte en todos los aspectos para seguir mejorando”, concluyó Viciedo.

Related posts

Deja un comentario