Luis Tiant ahora tiene otra oportunidad de entrar al Salón de la Fama

El cubano Luis Tiant tiene quizás uno de los más extraños historiales de votación para el Salón de la Fama en la historia. En su primer año en la boleta, 1998, Tiant recibió 30.9% de los votos. Para ese momento, básicamente cada pelotero que había recibido un porcentaje así de alto en su primer año en la papeleta fue eventualmente exaltado. Sólo entre los lanzadores, la lista incluye a Jim Bunning (que casi entra vía la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica y fue elegido por el Comité de Veteranos), Early Wynn, Don Drysdale, Catfish Hunter y el dominicano Juan Marichal, entre otros.

La única excepción fue Maury Wills, que arrancó con 30.3% y subió eventualmente hasta 41% antes de perder fuelle.

Y esto es lo más raro del historial de votos de Tiant: Estuvo en la boleta por 15 años, pero nunca volvió a acercarse a ese 30.9% de apoyo. Es más, no pasaría más nunca del 20%. Algo realmente drástico pasó entre el primer año de la candidatura de Tiant y el segundo.

¿Qué cambió? La llegada de una cantidad de ganadores de 300 juegos.

Tiant creció en Cuba. Su padre, también llamado Luis, fue un destacado lanzador en las Ligas Negras. El jugador de las Ligas Negras Buck O’Neil solía decir que Luis Eleuterio Tiant tenía uno de los mejores virajes a primera base en la historia del juego. El padre, como el hijo, utilizaba variados y extraños movimientos para distraer al bateador y sacarlo de su timing.

“No era nada divertido enfrentarlo”, dijo O’Neil.

El joven Luis era parecido, mostrándoles su espalda a los bateadores, atacándolos con distintos ángulos del brazo. Pero lo que mucha gente suele olvidar de Tiant es que cuando llegó a las Grandes Ligas con los Indios no necesitaba de ninguna de esas triquiñuelas. Con 26 años, en la temporada de 1967, Tiant lideró a las Grandes Ligas promediando más de un ponche por inning.

Y después tuvo un año legendario en 1968. Puede que la gente no se dio cuenta de lo fantástico que estuvo Tiant ese año porque fue la misma temporada en la que Bob Gibson tuvo 1.12 de efectividad y Denny McLain ganó 31 juegos. Pero la efectividad de 1.60 de Tiant fue la más baja en la Liga Americana desde el fin la época de la Bola Muerta. Sus 5.30 hits permitidos por cada nueve actos son segundos, sólo por detrás de la temporada de Nolan Ryan en 1972. Tiant además lideró al joven circuito con nueve blanqueos.

Fue una campaña histórica, una de las mejores de todos los tiempos. Pero como McLain ganó 31 juegos, Tiant no se llevó ningún premio aquella temporada.

La carrera de Tiant dio un giro después de eso. Tuvo la poca fortuna de jugar para unos Indios que no podían anotar carreras. El receptor de los Tigres, Bill Freehan, dijo alguna vez que si Tiant hubiese tenido a la ofensiva de los Tigres apoyándolo hubiese podido ganar 40 juegos. Y en 1969, los Indios se desarmaron totalmente. Cuando terminó la temporada, Cleveland cambió a Tiant a Minnesota.

Tiant luego se lesionó el hombro. Le siguieron una serie de lesiones menores y de un golpe su carrera parecía acabada. Los Mellizos lo dejaron en libertad. Los Bravos lo firmaron, pero lo dejaron libre menos de un mes después. Con apenas 30 años, parecía que ya no tenía cabida en el béisbol.

Tiant firmó entonces con Boston. En el primer inning de su primer juego, contra los Reales, llenó las bases a punta de boletos y recibió un triple del también cubano Octavio “Cookie” Rojas. Tiant permitió dos carreras más en una presentación como relevista y recibió cuatro rayitas en su próxima apertura.

“Ya es suficiente”, escribió el Boston Globe.

Pero a mediados de julio. Tiant lanzó 10 innings en blanco contra Minnesota. Eso logró que dejaran en el equipo. Tiant abrió, relevó e hizo todo lo que pudo para ayudar. No parecía haber un puesto en el roster para él en 1972, pero logró quedarse cuando los Medias Rojas cambiaron al relevista Sparky Lyle.
Tiant estuvo grandioso en 1972. Lanzó los primeros tres meses desde como relevista y después volvió a la rotación. Cerró ese año con 1.50 y récord de 12-5 como abridor, lanzando en algún momento cuatro blanqueos seguidos. Para ese momento, ya había adoptado el windup de su padre y jamás soltaría la bola de la misma manera. Ese año, por segunda vez en su carrera, lideró a la Liga Americana en efectividad (1.91)

El estilo de Tiant lo ayudó a ganar 20 juegos en cada una de las próximas dos temporadas, y en 1975 lanzó maravillosamente bien en la postemporada, llevando a los Medias Rojas hasta el Juego 7 de la Serie Mundial. En ese Clásico de Octubre, su padre lo vio lanzar en persona por primera vez desde que salió de Cuba.

Tiant se mantuvo activo por mucho tiempo, lanzando hasta que tenía 41 años de edad. Entre 1979 y 1981, dejó marca de 12-16 con 4.76 de efectividad, lo que sumó algunos puntos a su efectividad y le quitó otros a su porcentaje de victorias. Pero más importante que eso, perdió su momento.

Catfish Hunter se retiró después de la campaña de 1979 y en ese momento sus números de por vida eran muy similares a los de Tiant:

Hunter: 224-166, 3.26 EFE, 104 EFE+, 2,012 K, 954 BB
Tiant: 217-156, 3.21 EFE, 118 EFE+, 2,270 K, 1,027 BB

Pero Hunter entró a la boleta del Salón de la Fama contra nombres como
Jim Bunning, Mickey Lolich, Lew Burdette y Wilbur Wood – ninguno de los cuales ganó más de 224 juegos- y fue elevado al Salón de la Fama en tres años.

Al retrasar su retiro, que ocurrió finalmente tras la temporada de 1982, las cosas fueron distintas para Tiant. En su primer año en la boleta, sus rivales también fueron Bunning, Lolich y Wood, y Tiant sacó el 30.9%. El año siguiente, sin embargo, fueron incluidos entre los elegibles Gaylord Perry (314 ganados), Ferguson Jenkins (284 ganados) y Jim Kaat (283 ganados). El total de votos de Tiant se redujo en dos tercios.

Al año siguiente entró Jim Palmer. Dos años después, debutó Tom Seaver en la papeleta, y luego Phil Niekro, y Steve Carlton y Don Sutton. Nunca en la historia del béisbol habían entrado a la boleta tantos lanzadores estelares en tan poco tiempo. Y los números vitalicios de Tiant, que lucían tan buenos cuando Hunter entró en la boleta- ahora se veían reducidos.

¿Qué oportunidad tiene Tiant ahora que es elegible nuevamente para el Salón, ahora por la vía del Comité de Béisbol de la Era Moderna? Probablemente no muy buenos, con la atención fijada en Jack Morris, que llegó tan cerca en la votación de la BBWAA.

Tiant tiene sólidos argumentos. Es 41ero de todos los tiempo en ponches, 24to en blanqueos, 40mo en WAR y 49no en WPA. Pero Tiant nunca ha entrado a la boleta en el mejor momento. Tanto, que hay que preguntarse si eso cambiará algún día.

Post source : Joe Posnanski / MLB.com

Related posts

Deja un comentario