Luis Tiant: “Yo necesito un anillo nuevo”

Former Major League Baseball player Luis Tiant. (Larry Busacca/Getty Images)

En medio de la celebración del no muy amplio clubhouse de los Medias Rojas en el Fenway Park, se tiraba champán entre gritos de felicidad y entrevistas para destacar el ascenso meteórico Boston del sótano en el 2012 a la Serie Mundial este año.

Había que buscar protagonistas del equipo como David Ortiz, Shane Victorino, Clay Buchholz, Xander Bogaerts y Mike Napoli—entre muchos otros. Pero en la orilla del mar de personas con botellas, cámaras y micrófonos, se encontraba una figura que, a sus 72 años, para mí lucía tan grande como cualquiera de las estrellas del momento: Luis Tiant.

La leyenda cubana, quien brillara en el montículo por los Medias Rojas en la década de los 70, estaba celebrando el título de la Liga Americana del equipo con su acostumbrado puro y una botella de champán. Tuvo la gentileza de dejar el festejo por un momento para charlar con un servidor.

“Para mí es un orgullo trabajar con la organización y ver a estos peloteros y el trabajo que hicieron”, dijo Tiant, quien sigue formando parte de los Medias Rojas como consultor. “En realidad yo creo que nadie pensó que ellos iban a hacer lo que hicieron hasta ahora”.

Eso es así. Y Tiant sabe de triunfos inesperados de los Medias Rojas. En 1975, el cubano fue uno de los pilares de una rotación abridora que ayudó a Boston a eliminar sorpresivamente a los Atléticos—tricampeones en ese momento—en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Y nadie podrá olvidar aquella Serie Mundial vs. los Rojos, que se fue al máximo de siete partidos e incluyó el famoso cuadrangular de oro de Carton Fisk en el duodécimo inning del Juego 6.

En esa postemporada, Tiant ganó los tres partidos que inició en el montículo—uno sobre Oakland y los otros dos vs. Cincinnati—con dos juegos completos en el Clásico de Otoño ante la “Gran Maquinaria Roja”, que al final se llevó la corona.

“Los juegos que uno jugó, cómo fue la serie contra Oakland, después contra Cincinnati”, dijo Tiant al recordar ese octubre inolvidable para los bostonianos de esas generaciones. “Uno se siente orgulloso de poder estar participando en la Serie Mundial”.

En la región de Nueva Inglaterra, Tiant sigue siendo una figura relevante. Aún reside en el estado de Massachusetts y se le ve en el Fenway recibiendo el trato digno de sus aportes en los anales de la franquicia.

La historia de Tiant se ha contado en muchas ocasiones por diversos medios, pero la joya es la película del 2009 The Lost Son of Havana que recuenta su vida y su carrera mientras las cámaras lo siguen en su regreso a Cuba.

En cuanto a béisbol se refiere, los números dicen bastante.

Con su estilo único de dar casi una vuelta entera antes de lanzar, terminó una carrera de 19 temporadas de Grandes Ligas con récord de 229-172, efectividad de 3.30 y 2416 ponches en 573 presentaciones y 3,486.1 entradas lanzadas. Fue a tres Juegos de Estrellas y ganó dos títulos de efectividad en la Liga Americana.

Y para los que gustan de las estadísticas más modernas, fue primero en WHIP (bases por bolas más hits por cada inning lanzado) en el Joven Circuito una vez, líder en hits permitidos por cada nueve innings en una ocasión y primero en WAR para pitchers (según BaseballReference.com) para una temporada.

De paso, tiró cuatro blanqueadas consecutivas en 1966 con los Indios—sólo Don Drysdale, Bob Gibson, Orel Hershiser y Gaylord Perry han lanzado cuatro o más en la era después de la expansión de Grandes Ligas en 1962.

La última vez que Tiant estuvo en la boleta para el Salón de la Fama fue el 2002—nunca recibió más del 31% de los votos (del 75% necesario), y eso fue en su primera oportunidad en 1988.

Ha habido uno que otro movimiento entre la fanaticada de los Medias Rojas para promover su campaña para Cooperstown, pero en realidad el legado de Tiant está sellado—tanto en Estados Unidos como Venezuela (donde brilló en la pelota invernal y es inmortal del béisbol) y, por supuesto, Cuba.

Ahora la leyenda tiene una meta más para este mes: “Yo necesito un anillo nuevo”.

Tiant puso de su parte en eso hace 38 años. Ahora les toca a los barbudos de estos Medias Rojas.

Publicado en el Blog Desde el Desierto.

Related posts

Deja un comentario