Maya y García pelean por un sitio

Yunesky Maya #60 of the Atlanta Braves poses for a portrait during the Atlanta Braves Photo Day. (Elsa/Getty Images)

El venezolano Freddy García y el cubano Yunesky Maya llegaron al campo de entrenamientos de los Bravos de Atlanta como invitados fuera de roster para pelear por un puesto que ahora mismo no existe en la nómina de los campeones de la División Este de la Liga Nacional.

Los Bravos poseen uno de los grupos de abridores más jóvenes y talentosos del béisbol. Los derechos Julio Teherán y Kris Medlen y el zurdo Mike Minor encabezan una rotación, que completarían el derecho Brandon Beachy, quien regresó a mediado del año pasado de una operación de codo, y el juvenil zurdo Alex Wood.

En el bullpen, que lidera el cerrador Craig Kimbrell, no hay muchos espacios disponibles para derechos. El venezolano Luis Avilán es el único zurdo con un puesto garantizado en el conjunto que dirige el cubano Fredi González.

“Básicamente todo está definido en el equipo”, dijo González. “Un zurdo en el bullpen, el regreso de Beachy a la rotación y una posición de utility, es más o menos lo único que está por definirse en los entrenamientos”, agregó el capataz.

Sin embargo, González es lo suficientemente experimentado para saber la importancia que tiene para un equipo el contar en el campo de entrenamientos con pitchers veteranos como García y Maya.

“Son pitchers que usaríamos si necesitamos darle más tiempo en ligas menores a alguien, también si ocurre una lesión. Freddy puede salir desde el bullpen e incluso abrir como hizo el año pasado, cuando llegó a última hora y fue abridor en uno de los partidos de los playoffs contra Dodgers de Los Ángeles”, dijo González.

García, un veterano de 15 años en las ligas mayores, firmó un contrato de ligas menores que le pagaría $1.25 millones si es agregado al roster regular de Atlanta. El derecho de 37 años se unió a los Bravos en medio de la carrera por llegar a los playoffs el año pasado y tuvo efectividad de 1.65 en seis apariciones, incluyendo tres aperturas.

“No me veo peleando con nadie en particular, simplemente debo hacer un trabajo y obligar al equipo a tomar una decisión”, dijo García, quien tiene foja de 156-108 en 376 partidos en Grandes Ligas.

García, quien ha jugado con siete equipos en su carrera, dejó bien claro que no planea aceptar una asignación a las ligas menores. “Si hago el equipo, bien, pero si no, me voy a casa”, dijo.

Maya, de 32 años, fue un rotundo fracaso en los cuatro años del contrato de $8 millones de dólares que firmó con Washington, tras abandonar Cuba en el 2009. El derecho apenas lanzó 59 innings con los Nacionales — hizo exactamente 1 out en el 2013 –, pasando la mayor parte del tiempo en las ligas menores.

Pero Maya mostró una gran recuperación durante el invierno con los Tigres del Licey en la Liga Dominicana, ganándose una oportunidad con los Bravos.

“Mi brazo recuperó su velocidad, algo que no tuve en el pasado reciente”, dijo Maya, quien lanzó en la pelota invernal desde los entrenamientos en República Dominicana en octubre hasta la Serie del Caribe de Venezuela en febrero.

“Me siento fuerte, más que en cualquier punto de mi carrera en los últimos dos o tres años, y creo que tengo una buena oportunidad de hacer el equipo de los Bravos”, dijo Maya.

Si la oportunidad se presenta, aparentemente García tendría una pequeña ventaja sobre Maya.

“Tienes siete u ocho pitchers y de repente se te caen tres. Estoy muy confiado en Freddy [para un rol de emergencia]. A Maya no lo conozco tanto, salvo los reportes, pero tendré tiempo de conocerlo”, dijo González.

Publicado en ESPNDeportes.com por Enrique Rojas.

Related posts

1 Comment

Deja un comentario