Mesa y Céspedes, dos joyas del béisbol cubano en tope con EE.UU

Yoelkis Cespedes #16 of Cuba hits a double in the third inning of the World Baseball Classic Pool B Game One between Cuba and Japan at Tokyo Dome. (Atsushi Tomura / Getty Images)
Photo Credit To Atsushi Tomura / Getty Images

Dos de los mayores talentos del béisbol cubano en las últimas temporadas, los jóvenes jardineros Víctor Víctor Mesa y Yoelkis Céspedes, destacan en el equipo que juega cinco partidos amistosos en Estados Unidos.

Sus nombres aparecieron en el ránking de los 10 mejores prospectos del pasado IV Clásico Mundial de Béisbol, según la Major League Baseball, organizadora de esos torneos, y ahora compiten ante la principal selección universitaria estadounidense.

Mesa, patrullero central de 21 años de edad, y Céspedes, defensor del rigth field, de 19, son actualmente de los mejores espejos de la calidad natural que exhiben en el tope bilateral los peloteros cubanos.

Esas dos jóvenes promesas estuvieron como titulares de sus respectivas posiciones durante los 21 partidos que el conjunto del país antillano disputó en la Liga Independiente Canadiense-Americana (Can-Am), 18 de ellos consecutivos, con balance de cinco victorias y 16 derrotas.

En las Series Nacionales de Cuba, el hijo de Víctor Mesa, otrora estelar jugador de igual posición, y hoy destacado manager, promedia .278 de bateo en 291 partidos jugados.

Mesa sumó en cinco temporadas con el equipo de Matanzas 267 hits, entre ellos 38 dobles, 17 triples y 10 jonrones. Anotó 152 carreras e impulsó 123, con 68 robos de bases.

El primogénito del mítico número 32 de los equipos Cuba y Azucareros de Villa Clara heredó la velocidad felina y gran defensa del padre, y en el pasado Clásico Mundial fue el tercero en bateo por los cubanos, con astronómico promedio de 429, aunque con pocas veces al bate, y tres carreras impulsadas.

En la última serie cubana de pelota, Víctor Víctor jugó 70 partidos en la campaña regular, en los que conectó 90 hits en 254 veces al bate, para magnífico average de .354, con siete jonrones, 14 dobles y seis triples.

Su slugging fue de .539, impulsó a 44 corredores y anotó 55 veces. Recibió 17 bases por bola y se tragó 19 ponches.

En un acápite importante del juego de béisbol donde brilló su padre como pocos en Cuba, Víctor Víctor estafó 40 bases en 50 intentos. Además, tuvo un OBP de .399 y su OPS fue de .938.

Por su parte, Céspedes, natural de la oriental provincia cubana de Granma, en dos campañas tiene un average ofensivo de .289, con 17 dobles, 10 triples y seis cuadrangulares. Acumula además 68 carreras anotadas y 50 traídas hacia el plato. Se embasó por 18 bases por bolas y fue engañado con 69 ponches.

Armado de varias herramientas para destacar, Céspedes puede jugar y tirar de forma excelente desde cualquier posición en el outfield. A la ofensiva es un atleta veloz en la carrera de home a primera y la vuelta al cuadro, y golpea la pelota hacia los campos derecho y central con bastante fortaleza.

Durante su primera campaña en Cuba, el nuevo portento de los Alazanes de Granma, de 170 centímetros de estatura y 84 kilos de peso, jugó 44 partidos, donde apenas bateó 19 hits en 74 turnos, con .257 de promedio de bateo.

Ese primer año Céspedes sumó como extrabases dos dobles y un triple. Con cinco carreras empujadas y 10 anotadas. El hermano de Yoenis, destacado jugador de los Mets de Nueva York en las Grandes Ligas estadounidenses, recibió en esa primera temporada un pasaporte gratis mientras fue estrucado en 18 ocasiones.

Ya en su segundo año y con algo más de experiencia, Yoelkis acumuló en 90 juegos un total de 93 hits, despachó seis jonrones, nueve triples, 45 carreras remolques, 58 anotadas, 17 boletos y 51 ponches, para .297 de average.

El exjuvenil granmense impresiona por su brazo poderoso y certero, su corrido de bases y su poder al bate. Su capacidad para batear hacia todas las bandas del terreno también le confiere muchas posibilidades de conseguir muchos extra bases.

En el IV Clasico Mundial, Céspedes conectó cuatro hits en 16 veces al bate, con dos carreras anotadas y una impulsada, y un doble.

Post source : Prensa Latina

Related posts

Deja un comentario