Miguel Alfredo se siente a gusto con los Filis

Miguel Alfredo Gonzalez, here working out Thursday in Clearwater, Fla. (Foto: CSN)

Lo primero que se nota cuando ves a Miguel Alfredo González es el clásico cuerpo de lanzador. Es alto – 6.3 pies – y delgado, además de tener largos brazos que impresionan a los scouts y hace que los gerentes generales pongan a funcionar sus chequeras.

La otra cosa que usted nota en el pitcher cubano es la mirada de dolor en su rostro cuando habla sobre la salida de su país natal, a principios de este año, para perseguir el sueño de lanzar en las Grandes Ligas.

“Ha sido duro estar lejos de mi familia”, dijo. “Definitivamente ha sido difícil. No me arrepiento, pero la distancia de mi familia – mi madre, tías, primos – es lo único”.

Por razones de seguridad, González no dice mucho más acerca de su deserción, pero a medida que la conversación avanza y se habla de béisbol y de su nuevo hogar – Philadelphia – una sonrisa aparece en su rostro.

“Siento que el cambio ha sido muy bueno”, afirmó.

Esta conversación con Miguel Alfredo González tuvo lugar el jueves en el complejo de entrenamiento primaveral de los Filis en Clearwater. Seis semanas antes, el espigado lanzador de 27 años había firmado un contrato de tres años y 12 millones dólares.

“Espero que esté dentro de nuestra rotación para 2014”, manifestó el gerente general Rubén Amaro el día en que se concretó el acuerdo.

Con ayuda de Ray Robles, coordinador de operaciones internacionales de los Filis, González charló con los periodistas por primera vez el jueves. Habló de sus esperanzas y sueños, su salud y su estilo de pitcheo.

“Tengo varios lanzamientos”, aseveró. “Recta, curva, cambio de velocidad, Knuckleball, Sinker”.

El cubano sostuvo que es capaz de utilizar cualquiera de estos lanzamientos en un juego.
Cuando le preguntaron cómo decidía qué lanzamiento utilizar, su respuesta fue la de un pelotero conocedor.

“Cada día es diferente”, respondió. “El bateador le mostrará qué tipo de pitcheo debe hacer. Lo más importante para mí es la ubicación”.

Miguel Alfredo González, quien lanzó en dos Copas del Mundo con la selección nacional de Cuba, fue suspendido después de un fallido intento de escapar de la Isla en 2012.
En los últimos meses ha lanzado en una Liga Mexicana y ha hecho demostraciones para los scouts de Grandes Ligas.

Joe Jordán, director de desarrollo de los Filis, dijo que el plan era lanzar en la próxima semana o 10 días, y luego pasar a un programa de acondicionamiento de temporada baja antes de comenzar una fase previa a los entrenamientos de enero.

“Al principio pensábamos que debíamos probarlo en el bullpen, pero decidimos que no era lo correcto”, sentenció Jordán. “Había estado trabajando duro durante estos meses, dándose a conocer. Luego se tomó seis semanas de descanso antes de que lo firmáramos. Hemos decidido que no es necesario apurarlo”.

Miguel Alfredo González tuvo problemas con su brazo de lanzar y fue operado de su codo en enero de 2012, por lo que los Filis tuvieron preocupación por su salud.

Las dos partes acordaron inicialmente por un período de seis años y 48 millones en julio, pero cambió el documento después de que González fue examinado por los médicos Filis.
“Sin comentarios “, expresó González sobre el acuerdo reelaborado.

Si González es tan bueno como los scouts creen que puede ser, él hará un montón de dinero en este juego.

Amaro piensa que el cubano puede ser el segundo o tercer abridor. Los Filis necesitan tipos como él – y pronto. En estos momentos solo tienen dos plazas seguras en la rotación de la siguiente temporada – Hamels y Lee.

El habanero se convertirá en el cuarto cubano que lanzará para los Filis, uniéndose a Eddie Oropesa, Danys Báez y José Contreras; para ello se inspirará en sus compatriotas Yoénis Céspedes y Yasiel Puig, que se han convertido en bujías de sus respectivos equipos.
González fantasea frente a ellos en un juego de Grandes Ligas.

“Va a ser algo espectacular”, afirmó. “Sus éxitos los siento como si fueran míos pues somos cubanos y amigos”.

Además, se le preguntó si creía que podía ser un jugador de impacto al igual que sus dos amigos.

“Nadie lo sabe todavía”, manifestó.

¿Qué sientes en tu corazón?

“Me siento bien, con confianza y me siento como que soy capaz”, señaló. “Pero el futuro no se puede predecir. Usted tiene que hacer y dejar que las cosas fluyan”.

“En este momento estoy concentrado en mi trabajo, en ayudar a mi equipo. Estoy centrado en la gran oportunidad que es para mí jugar con los Filis”.

Related posts

2 Comments

  1. Alain

    …se les olvido entre los cubanos que han lanzado para los Phillies (y bien recientemente) al zurdo habanero Raul Valdez.

    Reply

Deja un comentario