Miñoso: Entre la injusticia y el racismo

Orestes Miñoso cuando jugaba con los New York Cubans

Días atrás leí un artículo del destacado escritor cubano Leonardo Padura donde narraba un inesperado y emotivo encuentro que sostuvo el pasado mes de marzo en la ciudad de Chicago con la leyenda del béisbol cubano: Saturnino Orestes Arrieta Miñoso Armas, o simplemente Minnie Miñoso (El Cometa Cubano), en uno de sus párrafos hacía alusión a lo injusto que los votantes del Salón de la Fama habían sido con la gloria cubana al negarle durante décadas su entrada al sagrado recinto.

No solo comparto su opinión respecto al tema, sino que quisiera referirme a otra infamia cometida contra Miñoso bien temprano en su carrera como ligamayorista.

El legendario jugador cubano debutó en Grandes Ligas en 1949 con los Indios de Cleveland, pero solamente acumuló 16 veces al bate, por lo que con esa cantidad de viajes oficiales al cajón de bateo no calificaba para ser considerado como jugador novato.

En 1950 no jugó en las Mayores, sino en el circuito Triple A, donde hizo “pulpa” al pitcheo rival con 20 jonrones, 115 carreras impulsadas y un average ofensivo de .339. Al año siguiente retorna al “Big Show”, donde después de participar en 8 encuentros con la tribu es transferido a los Medias Blancas de Chicago, equipo con el que debutó el 1ro de mayo, logrando conectar un jonrón en su primera comparecencia al bate, comenzaba así a cimentar una exitosa carrera en el mejor beisbol del mundo .

Al finalizar la temporada regular la ficha de Miñoso exhibía una formidable línea ofensiva con .326 de average de bateo (AVE) (2do de la liga), .422 de porcentaje de embasamiento (OBP) (5to), .500 de slugging (SLG)(5to) y .922 de On-Plus Slugging (OPS)(3ero), para dar más connotación a estas cifras puede apuntarse que solamente otro jugador durante esa campaña pudo ubicarse, al igual que Miñoso, entre los cinco primeros jugadores en esos importantes departamentos ofensivos en la Liga Americana, su nombre: Ted Williams.

Resulta que a la hora de seleccionar al Novato del Año del circuito los cronistas deportivos eligieron al infielder de los Yankees de Nueva York Gil McDougald, quien culminó la campaña con .306 de AVE, .396 de OBP, .488 de SLG y OPS .884 de OPS, cifras éstas nada despreciables, pero notablemente inferiores a las del cubano, con ninguna de ellas McDougald logró “colarse” en el quinteto de lujo. Ese año los Bombarderos culminaron la temporada regular en la cima de la Liga Americana conquistando en octubre su 14to título de Serie Mundial. Los Medias Blancas habían terminado cuartos en el circuito.

Pero no solamente Miñoso lo superó en los cuatro renglones mencionados, veamos otros donde se puede evidenciar la marcada superioridad del cubano:

Miñoso McDougald
Anotadas 112 (2) 2
Hits 173 (4) 123
Dobles 34 (4 empatado) 23
Triples 14 (1) 4
Bases robadas 31 (1) 14
Extrabases 58 (3) 41
Poder/velocidad* 15.1 (1) 14.0 (2)

El número entre paréntesis significa lugar dentro de la liga.
*Indicador que combina jonrones conectados y bases robadas.

El Cometa Cubano fue además el pelotero más golpeado en todas las Grandes Ligas con 16 pelotazos.

Inconforme aún con los datos mostrados, enfilé el rumbo hacia algunas estadísticas avanzadas de la sabermetría disponibles en el sitio web Fangraphs.

wRAA wOBA wRC+ WAR
McDougald 25.2 .405 142 5.0
Miñoso 41.8 .423 150 6.0

Interpretando lo anterior tenemos que:

wRAA: Miñoso tuvo un valor ofensivo de 41.8 carreras por encima del average de la liga jugando para Cleveland/Chicago vs las 25.2 carreras de McDougald con los Yankees.
wOBA: Notablemente superior el valor ofensivo total del cubano.
wRC+: McDougald creó 42% más carreras que el average de la liga, Miñoso lo superó con un 50% por encima del average del circuito.
WAR: McDougald durante la temporada de 1951 valió cinco victorias para los Yankees por encima de un jugador de reemplazo, Miñoso valió 6 por el mismo concepto.

¡Qué clase de infamia! ¡Desfachatadamente increíble!

Hay un detalle adicional que llama la atención y que nos conmina a pensar que en el otorgamiento del premio al novato más destacado de la temporada de 1951 en la Liga Americana hubo “gato encerrao”. McDougald fue el laureado y Miñoso lo escoltó, sin embargo, en la votación para escoger al jugador más valioso de la liga (MVP), sin dudas un premio más relevante, los cronistas deportivos “se delatan”, ya que el cubano terminó en la cuarta posición y el norteamericano en el noveno. No debe pasarse por alto tampoco el hecho de que aunque cuatro años atrás Jackie Robinson había roto la barrera racial en las Grandes Ligas aquellos eran tiempos donde todavía habían personas que sentían un gran desprecio por los peloteros negros y …… McDougald era de tez muy blanca, mientras Miñoso no solamente era el primer negro latino en Las Mayores, sino que su piel es bien oscura.

Sin ánimos de desviar la atención del objetivo central de estas líneas, vale la pena mostrar la línea ofensiva con la que terminó el jugador seleccionado MVP del joven circuito en aquel 1951: .294 de AVE, .350 de OBP, .492 de SLG y .842 de OPS, estos numeritos pertenecen al gran receptor Yankee Yogi Berra quien logró disparar 27 jonrones e impulsar 88 carreras.

Muchos de aquellos cronistas deportivos fueron también indignos, el propio Ted Williams (quien a lo largo de su carrera, de manera general, tuvo una relación muy tensa con ellos) culminó en aquel 1951 con .318 de AVE (3ero), .464 de OBP, .556 de SLG y .1,019 de OPS, primero en estos tres últimos departamentos en la Liga Americana, disparó 30 cuadrangulares con 126 remolques, sub-líder en ambos renglones. La ignominia en este caso fue incluso peor, al menos Miñoso fue el segundo en su categoría, Williams se ubicó en el lugar ¡ 13 ! después del escrutinio. Su equipo Medias Rojas había finalizado la campaña en el tercer lugar. Williams durante su carrera fue varias veces perjudicado a la hora de las votaciones en la lucha por el anhelado premio.

Retomando al Cometa Cubano, pienso que a estas alturas de su vida, poco deba importarle, si es que alguna vez le importó, aquella infamia de hace 63 años, lo que sin dudas debe tenerlo muy angustiado, al igual que a sus millones de seguidores, es que aún no se han abierto para él las puertas de Cooperstown. Ojalá que ello ocurra mientras viva ¿por qué negarle a un inmortal del beisbol el verdadero lugar que merece?

Manuel Vega García
Mayo de 2014

Related posts

4 Comments

  1. Carlos Fidel Parra

    no solo pasa con esta gloria del béisbol cubano también pasa con el rey david concepción de Venezuela 2 grandes peloteros fuera del salón de la fama

    Reply
  2. Jordan

    Saludos cordiales: Sin dudas “UN GRANDE ENTRE LOS GRANDES”. Podemos agregar ademàs que quizàs por desconocimiento de las generaciones actuales no fue seleccionado en Cuba entre los mejores deportistas del siglo pasado.
    Afectos

    Reply
  3. Edwin R. Pèrez

    Comparto al 100% su opiniòn sobre la injustica a Orestes por parte de estos pobres racistas . Lo triste es que la injusticia continua . ¿ No es hora ya de que el Comitè de Veteranos hago algo ? Y que se ponderen tambien las ejecutorias de Oliva Y Tiant quienes dben estar en ese Recinto de los Inmortales .

    Reply

Deja un comentario